LADRIDOS DE PERROS

Te ayudamos a comprender los diversos significados de los ladridos, y te orientamos con qué hacer con ellos.

Qué significan los ladridos de perro

Los ladridos de perros pueden ser una gran problemática para sus familias cuando éstos se vuelven compulsivos. En ocasiones, las personas tienden a pensar hasta que los perros ladran para irritarnos, que “lo hacen a propósito”. Lejos está de ser el ladrido del perro una conducta que tenga esto por objetivo.

El ladrido, es una de las formas de comunicación que tienen nuestros compañeros caninos. Los ladridos en los perros pueden tener diversos significados: manifestación de alegría, sobreexcitación, ansiedad, angustia, amenaza o alerta. Así como nosotros utilizamos el lenguaje verbal para comunicarnos, nuestros perros utilizan diversas vocalizaciones entre las cuales encontramos los ladridos. Dependiendo del tono (grave o agudo), de la duración (si es un ladrido largo o corto), si hay mucho espacio entre ladrido y ladrido o del lenguaje corporal del perro en general, este querrá comunicar diferentes cosas. Si bien esta conducta puede resultar molesta para muchos tutores, debemos comprender que es parte de los comportamientos naturales de la especie.
Ahora bien, si el ladrido de nuestro perro se vuelve una conducta que comienza a perjudicar tanto la calidad de vida de su familia como la del propio perro será importante conocer las causas que generan este comportamiento.

LADRIDOS EN PERROS, COMUNICACIÓN Y SIGNIFICADO

El ladrido moderado en situaciones que lo justifiques es normal en la conducta de un perro en cualquier etapa de su vida. El problema aparece cuando el perro convierte el ladrido en su principal herramienta de comunicación y lo utiliza descontroladamente. Las causas que provocan los ladridos de nuestros perros son diversas y en muchas ocasiones están relacionadas entre sí.

Detrás de cada conducta que vemos en nuestro perro hay una motivación. Sus motivaciones pueden ser tanto internas (alegría, miedo, excitación) como externas (oír el timbre sonar o reaccionar ante un trueno). Que un perro ladre en una situación determinada o a un estímulo específico siempre tiene una explicación. Castigar los ladridos del perro no tendrán sentido alguno si esa emoción o motivación que lleva al perro a ladrar no se modifica. Si tenemos como objetivo el modificar la conducta de nuestro perro de ladrar compulsivamente debemos empezar por comprender cuál es el motivo que lleva a nuestro amigo canino a ladrar y trabajar en ello. Por ejemplo, no es lo mismo trabajar en el ladrido de un perro que se frustra porque no le damos atención cuando estamos trabajando en casa que el ladrido de un perro ante una situación que considera una potencial amenaza (perros, personas, ruidos extraños, etc.) La causa del ladrido determina finalmente cuál será el tratamiento correcto a seguir.

nombre perros cachorro

¡CONOCE NUESTROS CURSOS!

En filosofía animal podrás encontrar los mejores cursos que te permitirán educar a tu perro de la mejor manera posible.

POSIBLES MOTIVOS POR LOS QUE LADRAN LOS PERROS

La conducta de ladrar es una de las tantas formas para comunicarse que tienen los perros. Detrás de cada ladrido hay una motivación o emoción que lleva al perro a buscar comunicarse ya sea con nosotros o con terceros. Los motivos por los cuales los perros ladran pueden ser diversos, entre los cuales podemos encontrar:

Ladrido de amenaza, NO IMPORTA SI E PERRO ES PEQUEÑO O GRANDE

El ladrido de amenaza se da cuando el perro se enfrenta a situaciones o estímulos que pueden ser percibidos como amenazantes. Un perro puede ladrar porque percibe como amenaza a otros perros, personas, ruidos, objetos extraños, y más. El ladrido en este caso se da porque el perro tiene un registro negativo de determinado estímulo, el cual genera una emoción de miedo o ansiedad. Para intentar evitar que la amenaza se acerque el perro utiliza una serie de señales comunicativas como pueden ser gruñidos, mostrar dientes, tensar el cuerpo y ladridos.

Los ladridos de amenaza suelen ser graves y están acompañados por un lenguaje corporal que puede incluir postura general tensa, músculos de la cara tensos, pelos de la espalda erizados, movimientos de la cola lentos.

Ladrido para defender territorio

Los ladridos para defender el territorio son similares a los ladridos de amenaza. El perro interpreta a otros individuos, ya sean otros perros, personas u otros animales, como potenciales competidores o potenciales amenazas para él mismo o su grupo social. Es habitual ver perros que ladran para proteger el territorio detrás de las rejas de casa, desde los balcones, o a ruidos detrás de la puerta en departamentos.
El lenguaje corporal del perro y el tipo de ladrido suele ser similar al ladrido de amenaza.

Ladrido por estrés

El ladrido por estrés puede darse en múltiples escenarios. El ladrido por estrés se da cuando un perro no tiene todas sus necesidades biológicas y emocionales cubiertas, así como también cuando es expuesto a situaciones que no le resultan placenteras. Los ladridos por estrés en general son ladridos cortos pero continuos, y no necesariamente están acompañados por un lenguaje corporal tenso sino más bien nervioso.

Ladrido para invitar al juego - LADRIDOS EN PERROS FELICES

El ladrido para invitar al juego puede ser utilizado por perros para comunicarse con otros perros, pero también con miembros de otras especies (gatos, humanos, etc.) El ladrido para invitar al juego suele ser más agudo, los ladridos son cortos, y pueden estar acompañados por saltos, movimientos rápidos y continuos de la cola, movimiento de la parte posterior del perro, señales comportamentales como la “reverencia” para invitar al juego, y más.

Ladrido por sobre excitación

Los ladridos por excitación pueden darse en interacciones entre perros, o entre perros y otras especies. En general, se dan cuando el perro está sobre estimulado. El lenguaje comportamental puede ser similar al que acompaña al ladrido para invitar al juego, pero también podemos ver otras señales como jadeo excesivo, y monta.

Ladrido por aburrimiento

Los ladridos por aburrimiento son muy frecuentes en perros con rutinas poco enriquecidas. Los perros tienen una serie de necesidades biológicas pero también comportamentales que deben ser satisfechas. De lo contrario, comenzaremos a ver ciertos problemas de comportamiento entre los cuales podemos encontrar ladridos excesivos. En general, los perros que ladran por aburrimiento lo hacen en presencia de sus tutores a modo de demanda de atención y no cesan hasta conseguir lo que desean, lo cual puede ser muy irritante para el grupo familiar y dificultar la convivencia interespecie.

Cómo evitar los ladridos en el perro

Como mencionamos anteriormente, parte de la solución ante un problema de ladridos es detectar cuál es la causa que los desencadena.

Nuestros perros requieren de nuestra atención, la mejor manera de evitar que ladren es darles la atención que necesitan

Si el perro ladra porque interpreta al estímulo en cuestión como una amenaza, tendremos que trabajar en resignificar ese estímulo para el perro para así generar una nueva emoción en su presencia. Buscaremos generar una nueva asociación entre el estímulo en cuestión y otro estímulo que al perro le genere placer, como suele ser la comida. Para realizar este trabajo recomendamos consultar con un profesional del comportamiento canino.
Si el perro ladra por estrés o por aburrimiento recomendamos chequear su rutina. Una buena rutina para un perro debe estar compuesta por paseos diarios de calidad, actividades de estimulación mental, juego, actividades de masticación, y más. Cada rutina además debe ser acorde a las necesidades particulares de cada perro. Un perro de un año de raza border collie demandará mucha más actividad física y mental al día que un pug carlino de 8 años. La edad, la raza o cruza de razas y las características individuales de mi perro serán los condicionantes para diseñar una rutina adecuada.
No debemos olvidar que si mi perro ladra es completamente natural y parte de la conducta innata de la especie. Ahora bien, detrás de esa conducta puede haber una motivación o emoción no tan positiva. Si tenemos dudas sobre los motivos por los cuales un perro ladra podemos consultar con un especialista en comportamiento canino.
Ir arriba