COMPORTAMIENTO CANINO

Comprender el comportamiento canino es la base para comunicarnos mejor con ellos y brindarles una buena calidad de vida

MIEDOS

AGRESIVIDAD

GRUÑIDOS

ROMPER

MORDER

PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO CANINO MAS COMUNES EN PERROS Y CACHORROS

En esta sección de Filosofía Animal te ayudamos a resolver los problemas de comportamiento más habituales en perros. Incorporar  un perro a nuestra familia puede ser una experiencia sumamente gratificante. Sin embargo, es habitual que durante su vida nuestro compañero canino manifieste diferentes conductas que resultan un dolor de cabeza para nosotros.  Si queremos compartir nuestra vida con un perro, tenemos que tener en cuenta algunos de los problemas con los cuales podemos llegar a encontrarnos y estar dispuestos a asumir la responsabilidad de hacer todo lo posible para solucionar los problemas de conducta en nuestros perro.

TIPOS DE PROBLEMAS DE COMPORTAMIENTO CANINO MAS FRECUENTES

perros que ladran a otros perros

Es habitual encontrarnos con casos de perros que ladran sin parar cuando ven a otros miembros de su especie en la calle. Esta conducta puede tener diferentes causas y soluciones en base a ellas.

Un perro que no fue bien socializado de cachorro puede no saber como interactuar correctamente con otros perros, lo cual puede llevarlo a emitir diferentes vocalizaciones para intentar establecer una comunicación. Son muchos los que ladran desesperadamente por la denominada ansiedad en perros , que les genera el buscar establecer contacto con otro perro.

Por otro lado, una mala socialización también puede traer como consecuencia que el animal tema a otros perros, por lo tanto puede labrar pero como señal de amenaza, advirtiéndole al otro que se aleje.

Este comportamiento puede resultar realmente estresante para los responsables caninos ya que realizar paseos en la calle junto a sus perros  puede volverse una tortura.

CACHORROS que ladran a humanos

Los motivos por los cuales un cachorros puede ladrar a humanos pueden ser varios. Algunos cachorros les ladran a sus tutores por la emoción incontrolada que les provoca verlos.

Otros cachorros ladran cuando llegan personas a casa porque no pueden contener la sobre excitación que les genera esta situación. Estas conductas si bien no son del todo positivas, no deberían preocuparnos tanto como un cachorros que le ladra descontroladamente a un extraño en la calle. Estos ladridos, si están acompañados por un lenguaje corporal del perro amenazante pueden ser una señal de amenaza para la persona extraña.

La conducta de ladrar a personas puede traer problemas tanto para la convivencia dentro de casa como para la vida en el exterior. Además, debemos tener en cuenta que puede llegar a generar una situación de tensión en la calle si nuestro animal se abalanza sobre un extraño violentamente.

nombre perros cachorro

¡CONOCE NUESTROS CURSOS!

En filosofía animal podrás encontrar los mejores cursos que te permitirán educar a tu perro de la mejor manera posible.

Destructividad canina en el hogar

Este es uno de los problemas más habituales que podemos encontrar en perros, especialmente cuando son cachorros.

La destructividad generalmente se corresponde con necesidades insatisfechas. El animal está realizando mucha menor cantidad de actividad de la que necesita al día por lo tanto de alguna forma debe descansar. Generalmente, ajustando la rutina del perro a las necesidades particulares del perro, el comportamiento se detiene.

Ahora bien, podría ocurrir que nuestro amigo canino destruya el hogar porque sufre de otros problemas como por ejemplo el hiperapego. Es una patología psicológica que no le permite al perro sentirse seguro cuando es separado de su humano. Generalmente en estos casos la conducta de destructividad suele acompañarse por llantos incesantes, ladridos, y hasta autolesiones por parte del perro.

En este caso, la solución no es tan sencilla y se deberá contactar a un especialista en el comportamiento canino de forma urgente, para desarrollar un correcto adiestramiento canino en positivo.

Protección de recursos y alimentos de los perros

Este es un problema de conducta muy serio en perros. La conducta de protección de recursos es aquella que manifiesta un animal al no permitir que ningún otro perro o incluso persona se acerque a aquellos recursos que considera propios. Un perro puede llegar a intentar proteger comida, agua, lugar de descanso, juguetes y hasta a humanos. Es una conducta que debe ser modificada ya que la forma de manifestar que quiere que nos alejemos de sus recursos generalmente es a través de señales de amenaza o hasta incluso agresión.

Recomendamos contactar a un adiestrador profesional en comportamiento canino que ayude para trabajar en esta problemática.

Hacer sus necesidades dentro de casa

El hacer sus necesidades dentro de casa suele ser un comportamiento canino que vuelve locos a sus tutores. Este comportamiento es especialmente normal y esperable en cachorros, por lo menos hasta los 5 meses cuando pueden comenzar a controlar mejor sus esfínteres.Para evitar que un animal haga sus necesidades dentro de casa tenemos que reforzar el comportamiento de hacer sus necesidades en la calle, a la vez que nos aseguramos de limpiar cada rincón y superficie en donde el perro ha orinado o defecado dentro del hogar.

Tirar de la correa al pasear un comportamiento canino indeseado

El tirar de la correa para pasear es un comportamiento realmente molesto ya que imposibilita tanto a los perros como a los tutores de disfrutar el paseo.Recomendamos el uso de correas largas y de arnés sensible o antitirones para perros que suelen tirar de la correa al pasear.Es muy importante dejar de reforzar la conducta de caminar tirando. Si cada vez que el perro tira nosotros avanzamos, irá comprendiendo que cuanto más tire más avanza, y debe ser lo contrario.Como ejercicio pueden plantearse el evitar avanzar cuando el animal tire, y por el contrario frenarse. Si el perro deja de tirar, avanzan. Con varias repeticiones el animal irá comprendiendo que la forma de avanzar en el paseo es haciéndolo a un ritmo tranquilo y relajado.

Comportamientos agresivos y violentos en perros - significado

La agresividad en perros es una conducta violenta que puede manifestar un animal. Un perro puede manifestar conductas agresividad hacia diferentes especies: perros, gatos, aves, humanos, etc.Pueden ser varios los motivos por los cuales un perro puede presentar este tipo de comportamiento, pero generalmente podemos relacionarlos a problemas de socialización o a una experiencia traumática.Por ejemplo, un perro que no fue socializado y no aprendió a relacionarse de forma correcta con otros perros puede manifestar conductas agresivas por sentirse amenazado ante la presencia otros animales. Otro ejemplo es el caso de perros que han sufrido maltrato por parte de humanos y consecuencia de esta experiencia traumática ahora temen a todos los huamanos, y recurren a la agresión para defenderse.Si un perro manifiesta conductas agresivas será necesario que acudamos a un profesional del comportamiento canino que nos ayude con el tratamiento adecuado para trabajar el tema.

Demanda constante de atención de nuestro perro

Este problema de conducta en perros es por lo general constantemente reforzado por los humanos, por lo cual al mismo tiempo es uno de los más fáciles de solucionar. El perro pide atención constantemente mediante llantos, celos, ladridos y hasta incluso pequeñas mordidas, porque se acostumbró a que siempre que la pida nosotros se la daremos. El problema está en que no podemos ni debemos estar constantemente pendientes de ellos.

Un animal que pide atención puede hacerlo porque está aburrido y sus necesidades de actividad física y mental diaria no están siendo correctamente satisfechas. Recomendamos en estos casos revisar la rutina del animal y ajustarla a sus necesidades particulares.

Por otro lado, debemos evitar reforzar continuamente este comportamiento cuando no es justificado.

La solución, es comenzar a ignorar al animal cuando nos demanda nuestra atención constantemente. Esto solo debe hacerse si nos hemos asegurado de que la rutina de nuestro perro es adecuada para él y está satisfaciendo sus necesidades de forma correcta.

recomendaciones si mi perro tiene problemas de comportamiento

Si sentís que tu perro tiene alguno de los problemas de conducta más comunes en los perros te recomendamos que consultes con un especialista en comportamiento canino para orientarte sobre el tratamiento específico para tu caso.

Últimamente dentro del concepto de comportamiento canino se origina el termino de “perro dominante”. Este concepto suele ser utilizado para hacer referencia a perros que buscan ocupar los más alto del rango de jerarquía, en teoría para adquirir el rango de perro alfa o alpha. Bajo este concepto, se ha intentando explicar y dar cuenta de las conductas de los perros, especialmente de aquellas problemáticas.

Sin embargo, el comportamiento canino suele tener otras causas y motivaciones, y no necesariamente responde a su intento de ser “dominantes o dominadores”.

Como tutores debemos estar dispuestos a asumir la responsabilidad de hacer todo lo posible para solucionar los problemas de comportamiento en nuestro perro.

Problemas de comportamiento en perros mayores

Es muy frecuente encontrarnos con problemas de comportamiento en perros mayores. Si bien todos quisiéramos que nuestros amigos caninos fueran enteramente cachorros, los perros envejecen. A partir de los 10 años de edad aproximadamente, dependiendo de la razas caninas, se puede considerar que un perro entra en la vejez. Esta etapa comienza cuando las capacidad sensoriales, motoras y cognitivas comienzan a deteriorarse lo cual trae como consecuencia en muchos casos cambios en el comportamiento del perro. Es fundamental que como tutores estemos atentos a cualquier modificación en la conducta de nuestro mejor amigo, ya que en algunos casos podría ser la única forma de enterarnos que algo no está bien.

¿Por qué los perros mayores pueden desarrollar problemas de comportamiento?

Tenemos que tener en cuenta en primer lugar, que los perros mayores tienen una salud más frágil, debido a que su sistema inmunológico se encuentra debilitado en comparación a un perro jóven y sano. Algunos de los problemas de salud que puede presentar un perro durante la vejez son:

Los problemas óseos y dérmicos pueden hacer que el perro llegue a experimentar dolores leves o agudos. Un perro con dolor tiene tendencia a mostrarse más irritable y reacio al contacto físico. No es poco habitual encontrarnos con perros gerontes que ya no quieren jugar con otros perros, aunque hayan sido muy sociables durante toda su juventud. También es frecuente ver casos de perros que gruñen a sus tutores cuando estos quieren acariciarlos. No suele estar vinculado a un problema de agresividad sino a que el animal está adolorido y no quiere ser manipulado.

Los problemas urinarios en algunos casos llegan a provocar que el perro pierda el control de sus esfínteres y comience a orinar dentro de casa. Bajo ningún punto de vista se debe castigar al animal por esto. Si no deseamos que el perro orine por toda la casa, pero no podemos darle más paseos al día, podemos establecer una zona para que al animal haga sus necesidades dentro e intentar así mantener ciertas medidas de higiene.  El deterioro de los sentidos de la vista y la audición pueden resultar frustrantes para el perro ya que deberá adaptarse a comprender el mundo en estas condiciones. Sin embargo, la ventaja que tienen nuestros amigos caninos en este aspecto, es que su sentido más desarrollado es el olfato. El sentido del olfato de un perro está infinitamente más desarrollado que el nuestro, por lo tanto su mejor herramienta para desenvolverse en el mundo es la nariz. Si bien el proceso de adaptación probablemente lleve a frustraciones y momentos de mayor irritabilidad , mientras un perro pueda oler podrá seguir manteniendo una vida prácticamente normal, siempre y cuando tomemos las medidas de seguridad correspondientes.

Las enfermedades neurodegenerativas suelen ser muy traumáticas para los tutores. Los perros sufren de lo que se denomina síndrome de disfunción cognitiva. Esta enfermedad es el equivalente al Alzheimer en humanos y afecta varias funciones del sistema nervioso como la memoria, el aprendizaje y la percepción del entorno. En estos casos es frecuente ver al animal caminando sin rumbo dentro de casa o vocalizando compulsivamente sin ningún motivo aparente. Los perros que sufren esta patología también pueden sentirse en ocasiones desorientados y hasta dejar de reconocer a sus humanos. Se puede esperar además, que cambien sus hábitos de sueño y de alimentación.

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros perros mayores?

Nuestros amigos caninos nos acompañan de forma incondicional durante todas sus vidas, y este es el momento en que nosotros más tenemos que estar para ellos. Un perro geronte debe realizar visitas regulares al veterinario para asegurarnos de que no hay ningún tipo de patología aún no descubierta que pueda llegar a empeorar. Además, será una de las tareas del profesional de la salud indicarnos qué tipos de fármacos pueden ayudar para aliviar dolores o combatir alguna enfermedad existente.

Los perros en esta etapa de sus vidas pueden estar más afectados por situaciones de estrés, por lo cual será útil darles actividades que los ayuden a liberar neurotransmisores que generan placer como la dopamina y la serotonina.

Podemos darles a los perros snacks masticables que sean de una textura más bien blanda, para evitar problemas dentales. Además podemos complementar dándoles heladitos para perros o yogurt congelado para lamer. Para perros que ya no pueden hacer tanta actividad física, la estimulación mental resulta fundamental. Podemos armar dentro de casa algunas actividades olfatorias que sirvan para estimularnos cognitivamente a la vez que se liberan neurotransmisores responsables de generar sensación de placer. Podemos por ejemplo cortar pequeños trocitos de comida rica y esparcirla por el piso de una habitación para que el perro lo busque.  No hay nada que se puede hacer para evitar que un perro envejezca, pero podemos hacer todo para darles lo mejor mientras sigan con nosotros e intentar evitar problemas de comportamiento en perros mayores. 

La etología es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en situación de libertad o en cautiverio. 

Los profesionales dedicados a la etología (psicólogos, sociólogos, veterinarios, biólogos, adiestradores)  se denominan etólogos y estudian las características conductuales de un grupo determinado y cómo éstas evolucionan para la supervivencia del mismo en un ambiente determinado. Su objeto de estudio es el comportamiento animal en su interacción con el medio. 

Lo que busca la etología es identificar si el comportamiento del animal se debe a un factor interno, quizás genético, o a una respuesta aprendida como resultado de la interacción con el medio ambiente. En algunos casos, puede darse la combinación de ambas variables.

La etología canina puede estudiar tanto aquellas conductas innatas, propias del instinto, como aquellas que son aprendidas en la relación con el medio ambiente o con otros animales. Algunos comportamientos resultan de la mezcla de varios factores.

En el ámbito del comportamiento canino los etólogos se dedican a la evaluación de un caso teniendo en cuenta las características propias de la especie con la cual se está trabajando. En base a ello, buscarán alternativas para generar nuevos aprendizajes teniendo como prioridad el bienestar del animal. 

El comportamiento canino es un concepto que hace referencia al conjunto de respuestas coordinadas de perros domésticos a estímulos internos o externos.

Los perros, al igual que cualquier otro animal, presentan conductas o comportamientos que son propios de su especie: formas de comunicación, secuencias de cazas, estrategias de defensa ante amenazas, etc.  Sin embargo, el comportamiento de los perros ha sido también inevitablemente afectado por miles de años de domesticación. Como resultado de esta evolución, los perros han adquirido la capacidad de comprender y comunicarse también con los humanos.

Aquellos que estudian y trabajan en el área del comportamiento canino se dedicarán a comprender por qué un perro se comporta como se comporta. Pero también, y como este animal hoy en día forma parte de familias humanas, desarrollarán programas para modificar ciertas conductas que se consideran indeseadas. Las conductas indeseadas pueden serlo porque resultan en un peligro para la propia vida del animal (perseguir autos, pelear con otros perros, no saber caminar de la correa, etc.) o porque además de disminuir el bienestar del perro dificultan seriamente la convivencia con su familia (ladridos excesivos, demandas de atención constantes, destructividad, etc.).

Ir arriba