¿Por qué nos interesamos tanto por nuestros animales de compañía?

Por que nos interesamos tanto por nuestros animales
SOBRE ESTE ARTICULO ADOPCIÓN DE PERROS
    Add a header to begin generating the table of contents

    ¿Por que nos interesamos tanto por nuestros animales de compañía? Una de las teorías indicaría que por el apoyo social. Contar con el apoyo de alguien tiene dos efectos: por un lado, disminuye nuestro estés; por el otro, favorece la formación de un vínculo entre ambos. Y, al igual que los buenos amigos, nuestros animales de compañía funcionan como importantes fuentes de apoyo social. Técnicamente, este se define como una serie de intercambios con un otro, que nos llevan a sentirnos aceptados, estimados y valorados. Incluye contactos sociales, sentirnos acompañados y contar con confidentes. Cuando decimos que nuestros animales nos aman incondicionalmente, estamos manifestando sentir este apoyo. Y la incondicionalidad, se refiere a que este afecto que nos demuestra no está supeditado a nuestras características, ni acciones.

    Cuando decimos que nuestros animales nos aman incondicionalmente, estamos manifestando sentir este apoyo

    Esto, obviamente, beneficia nuestra salud. Quienes tienen más y mejores fuentes de apoyo social reaccionan mejor frente a estresores. Y nuestros animales nos ofrecen relaciones de apoyo que son diferentes a las que nos ofrecen las personas —especialmente en comparación con relaciones románticas— permitiéndonos libertad de elección sin estar evaluándonos. Un estudio evaluó esto puntualmente. Es decir, midió la reactividad cardiovascular (señal de estrés) de un grupo de personas al realizar una tarea matemática difícil (estresor) en presencia de sus parejas, un amigo o su animal de compañía.

    Beneficios a la salud por animales de compañia

    En comparación con quienes no tenían animales, los custodios tenían parámetros menores de frecuencia cardíaca y presión arterial antes de realizar las pruebas, menores incrementos durante la realización de estas y recuperación más rápida. Ahora bien, entre los tenedores de animales, la menor activación y la más rápida recuperación se observó en compañía de sus perros o gatos. Es decir, la presencia del animal era más efectiva que la de la pareja para disminuir los efectos cardiovasculares del estrés [1]. Esto no quiere decir que el apoyo del animal sea mejor, sino que tiene sus particularidades y que, en determinadas ocasiones, puede ser más beneficioso. Esto se debe a que ellos son más predecibles y estableces en su afecto, y que tenemos la seguridad de que nuestro vínculo con ellos no se verá dañado por expresiones de debilidad, emociones intrincadas, ni por excesivas demandas emocionales. Sentirnos incondicionalmente aceptados y amados es muy común entre quienes tenemos vínculos con animales, y nos predispone a acercarnos a ellos para obtener alivio y seguridad en momentos de necesidad. Como esos días malos en que decimos: “solo quiero llegar a casa y estar con mis animales”.

    Teoría 2: Apoyo social

    A este alivio de estrés y vínculo afectivo debemos agregarle la noción de capital social. Este se refiere a la red de relaciones sociales saludables que tenemos. Y no solo nuestros animales ocupan un lugar en esa red, sino que además nos ayudan a socializar con otras personas, mejorando la comunicación e incrementando la solidaridad, sobre todo con desconocidos. Esto tanto porque nos ayudan a romper el hielo e indiciar diálogos, así como también porque en las sociedades donde la tenencia de mascotas es mayormente aceptada y difundida, tiende a considerarse que esta práctica refleja características sociales positivas en los custodios. Así, esta forma particular de apoyo social que derivamos de nuestros animales de compañía que beneficia nuestra salud y nos orienta a acercarnos a ellos, ha sido propuesta para explicar por qué nos interesamos tanto por nuestros animales de compañía. Todo lo expuesto podría responder a la pregunta de ¿Por qué nos interesamos tanto por nuestros animales de compañía?

    Referencias [1] Allen, K., Blascovich, J., & Mendes W.B. (2002). Cardiovascular reactivity and the presence of pets, friends, and spouses: The truth about cats and dogs.Psychosomatic Medicine, 64, 727–739.
    Share on facebook
    Facebook
    Share on twitter
    Twitter
    Share on email
    Email
    Share on whatsapp
    WhatsApp
  • masterclass adiestramiento sin castigos
    masterclass adiestramiento sin castigos
  • masterclass adiestramiento sin castigos
    masterclass adiestramiento sin castigos
  • adiestrar perro instagram
    adiestrar perro instagram
  • adiestramiento perros angusnatural
    adiestramiento perros angusnatural
  • adiestramiento perros prix
    adiestramiento perros prix
  • Ir arriba