Muchas personas caen en el error de creer que los animales solo se vacunan cuando son cachorros. Esto no solo pone en riesgo al animal sino que también puede llegar a comprometer la salud de otros. La realidad es que todos los años hay que vacunar a nuestros perros y gatos. 

En esta nota te contamos todo lo que necesitas saber de la vacunación de tu perro o tu gato. 

¿Qué es una vacuna?

Una vacuna es una preparación destinada a crear o aumentar inmunidad frente a ciertas enfermedades. Consiste en una aplicación subcutánea  que contiene toxoides, bacterias, virus atenuados o muertos.

Cuando se administra una vacuna el sistema inmunológico reconoce el antígeno, interpreta que se trata de la enfermedad y produce anticuerpos (defensas) contra esta.

Con la vacunación adecuada entonces nuestro compañero canino o felino adquiere inmunidad ante una enfermedad sin haber tenido que enfrentarla realmente. Sin embargo, esta protección es temporal por lo tanto habrá que volver a vacunar al animal. 

¿Qué vacunas les toca cuando son adultos?

Eso depende del plan de vacunación que hayan tenido previamente.

Suponiendo que tiene un plan completo, entonces a nuestro perro le tocará la sextuple (vacuna contra parvovirus, moquillo, parainfluenza, adenovirus canino, coronavirus y leptospirosis), la antirrábica y la tos de las perreras. Esta última vacuna se ha popularizado en los últimos años ya que en zonas urbanas cada vez son más la cantidad de familias que tienen perros. La tos de las perreras se contagia muy fácilmente de perro a perro por lo tanto es ideal poder prevenir el contagio a través de la vacunación. 

En gatos se les da la triple felina (vacuna contra calicivirus felino, herpesvirus y panleucopenia felina), la antirrábica y la leucemia felina.

Todas las vacunas anteriormente mencionadas son fundamentales para garantizar la salud del animal.

gato-vacuna
gato-vacuna

Sin embargo, la única que por ley es obligatoria, es la antirrábica, ya que es de público conocimiento que hay rabia en Argentina.  Por más que tus perros o gatos no salgan de tu casa o departamento pueden estar en contacto con algún murciélago que sea positivo a rabia y contagiarse, y contagiarnos.

No se olviden que la rabia es una zoonosis y lamentablemente es una enfermedad mortal.

Las vacunas anuales suelen suponer un gasto para los tutores. Afortunadamente, muchos municipios de la argentina y diversas entidades de Zoonosis brindan campañas de vacunación gratuitas. En este sentido, no hay excusas para no vacunar a un animal.

No solamente estamos poniendo en riesgo su salud sino que estamos exponiendo a otros cientos de animales (y personas en el caso de la rabia) a ser contagiados. Muchas de las enfermedades de las que protegen las vacunas son potencialmente letales. 

¿Puede haber algún efecto secundario cuando aplicamos una vacuna?

Raramente si, pueden ocurrir algunos efectos secundarios como estar calientes al tacto, estar un poco decaídos o cansados o no querer comer. Estos signos son producidos por una fiebre que generalmente es leve y transitoria que realmente es una reacción natural de la vacuna sobre el sistema inmune. Estos signos suelen aparecer el mismo día, o al día siguiente de la vacunación y desaparecen a los pocos días. Si esto no es así, recomendamos llamar a tu vete de cabecera. Por otro lado también puede haber leve dolor o enrojecimiento en la zona de aplicación y duele por algunos minutos, esto es una reacción normal en algunos perros y son signos que desaparecen rápidamente.

Otro efecto secundario, pero aún más raro es la anafilaxia que es una reacción alérgica a la vacuna que suele ocurrir unos minutos u horas después de aplicada la vacuna. El perro puede presentar vómitos, diarrea, dificultad respiratoria. Es importante que, si pasa esto, te contactes con tu vete de cabecera.

Si pasan más de 24 horas luego de la aplicación y el animal sigue con temperatura o decaimiento será necesario realizar una consulta al veterinario para asegurarnos de que esté todo bien. 

¿Cuándo no deben ser vacunados los perros?

Hay veces que durante la consulta clínica nos piden vacunar y decimos que NO. Te contamos en que casos no deberíamos vacunar a un perro o gato:

  • Si tu compañero está enfermo, decaído o con fiebre
  • Si está preñada o está amamantando
  • Si es alérgico a alguno de los componentes de las vacunas (por eso es importante en caso que haya pasado alguno de los signos antes descriptos que anoten, marca de la vacuna y cuál fue la vacuna dada)
  • Si ha estado cerca de otros animales con signos de enfermedades infecciosas
  • Si está tomando medicación o está tomando corticoides.

Siempre actuar con responsabilidad

Los veterinarios y veterinarias son los únicos profesionales que pueden vacunar, ni vecinos, ni criadores. Recuerden que la vacunación es un acto médico y en esa consulta no solo vacunamos sino que chequeamos que el animal esté en condiciones y esté libre de signos de enfermedad. 

María Fernanda Veiga

María Fernanda Veiga

Docente de Fisiología animal y Teriogenología. Facultad de Ciencias Veterinarias. UBA. INITRA - Facultad de Ciencias Veterinarias Matrícula: MN 9660 MP: 13487

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist