‎Muchos son los tutores caninos que optan por compartir vacaciones junto a sus animales. Sin embargo, en ocasiones, ya sea por tiempo, comodidad o complicaciones logísticas, los perros no pueden acompañarnos en el viaje. Cuando esto ocurre surge una gran incógnita : cuál es la mejor opción para nuestro perro en nuestra ausencia. 

En esta nota de Filosofía Animal te contaremos sobre todas las posibles alternativas a tener en cuenta si te vas de vacaciones y no podés llevarte a tu perro. 

Dejar a mi perro en una guardería canina 

En casi todas las localidades existen las denominadas guarderías caninas. Estos establecimientos se dedican principalmente al cuidado de animales domésticos durante las vacaciones de sus humanos, pero también funcionan como daycare para aquellos perros cuyos tutores no pueden darles todo lo que necesitan durante el día. 

Mirá estas notas!

Hay guarderías tanto en pequeños departamentos en la ciudad como también en el campo. Existen guarderías que se dedican a cuidar perros de forma exclusiva o en grupos reducidos y guarderías que pueden hospedar manadas de decenas de perros. Sin embargo, a la hora de elegir la guardería adecuada para nuestro perro recomendamos tener en cuenta lo siguiente:

  • ¿Qué edad tiene nuestro perro? No es lo mismo pensar en una guardería para un perro adulto, que para un cachorro de pocos meses o un perro ya anciano. 
  • ¿Cómo es el temperamento de nuestro perro? 
  • ¿Nuestro perro es sociable? 
  • ¿Nuestro perro ha convivido en otras oportunidades con perros? 
  • ¿Nuestro perro tiene problemas para compartir recursos? 
  • ¿Nuestro perro está acostumbrado a dormir dentro o fuera de casa? 

Una vez evaluado el perfil de nuestro amigo canino podremos determinar si la guardería es o no una buena opción para él. Si la conclusión es que sí, será momento entonces de elegir la mejor alternativa posible para sus características particulares. Por otro lado, también será fundamental elegir un establecimiento que cumpla con ciertas normas de seguridad para garantizar el bienestar de nuestros animales. 

Recomendamos tener en cuenta lo siguiente:

  • ¿Cuánto personal a disposición tienen por cantidad de perros hospedados ?
  • ¿El personal está capacitado para cuidar animales de compañía ? 
  • ¿Qué medidas de seguridad tienen en caso de emergencia? 
  • ¿Tienen veterinarios a disposición? En el caso de no tenerlos, ¿conocen hospitales de emergencia a los cuales concurrir? 
  • ¿Tienen movilidad propia? 
  • ¿Qué medidas de seguridad toman para evitar que se escapen los perros?
  • ¿Qué tipo de perros aceptan en la guardería? (Tamaño, edad, temperamento, etc.)
  • ¿Dónde duermen los perros?
  • ¿Cómo los alimentan? 
  • ¿Los perros realizan actividad durante el día? 

Llevar a nuestro perro a casa de un familiar o amigo 

Llevar a nuestro perro a casa de un familiar o amigo puede ser otra gran solución para cuando nos vamos de viaje y no podemos llevarlo con nosotros. Sin embargo, también es una alternativa que merece ser evaluada de forma exhaustiva. Recomendamos tener en cuenta las siguientes variables:

  • ¿Nuestro perro se siente cómodo con esta persona?
  • ¿Esta persona tiene experiencia cuidando animales? 
  • ¿La persona estaría dispuesta a cumplir con la rutina de nuestro perro? 
  • ¿Hay otros animales en el domicilio? ¿ Son estos animales sociables? 
  • ¿Esta persona sabría qué hacer en el caso de una emergencia? 
  • ¿Esta persona cuenta con el espacio suficiente para cederle a nuestro perro durante su estadía? 

Si las respuestas a estos interrogantes son en mayor medida positivas, el dejar a nuestro perro con una amigo/familiar puede ser una gran opción. 

Pedirle a un amigo o familiar que se quede en casa a cuidar a nuestro perro

En el caso de no tener ningún amigo o familiar que pueda hospedar en su casa a nuestro amigo canino, podemos intentar conseguir un voluntario que quiera pasar unos días en casa cuidándolo. Sin embargo, como las opciones antes mencionadas, debemos tener en cuenta ciertos factores:

  • ¿Qué vínculo tiene nuestro perro con esta persona?
  • ¿Nuestro perro se siente cómodo con otras personas en casa?
  • ¿La persona estaría dispuesta a mudarse temporalmente a nuestro hogar o solo podría realizar visitas esporádicas? 
  • ¿La persona podría mantener la rutina de nuestro perro en nuestra ausencia? 
  • ¿La persona sabría que hacer en caso de una emergencia? 

Recomendaciones finales

Tal como quedó expuesto anteriormente, no existe una respuesta única a la hora de evaluar cuál es la mejor opción para dejar a nuestro amigo canino si nos vamos de vacaciones. La mejor alternativa dependerá de las características de nuestro perro y de las características de las opciones que tengamos disponibles. La mejor alternativa será aquella que consideremos pueda garantizar el bienestar de nuestro mejor amigo mientras nosotros estemos lejos.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist