Incorporar  un perro a nuestra familia puede ser una experiencia sumamente gratificante. Sin embargo, es habitual que durante su vida nuestro compañero canino manifieste diferentes conductas que resultan un dolor de cabeza para nosotros. 

Si queremos compartir nuestra vida con un perro, tenemos que tener en cuenta algunos de los problemas con los cuales podemos llegar a encontrarnos y estar dispuestos a asumir la responsabilidad de hacer todo lo posible para solucionarlos. 

A continuación, detallaremos cuales son los 8  problemas de conducta más frecuentes que podemos encontrar en perros.

Mirá estas notas!

1- Ladrar a otros perros

Es habitual encontrarnos con casos de perros que ladran sin parar cuando ven a otros miembros de su especie en la calle. Esta conducta puede tener diferentes causas y soluciones en base a ellas. 

Un perro que no fue bien socializado de cachorro puede no saber como interactuar correctamente con otros perros, lo cual puede llevarlo a emitir diferentes vocalizaciones para intentar establecer una comunicación. Son muchos los perros que ladran desesperadamente por la ansiedad que les genera el buscar establecer contacto con otro perro.

Por otro lado, una mala socialización también puede traer como consecuencia que el animal tema a otros perros, por lo tanto puede labrar pero como señal de amenaza, advirtiéndole al otro que se aleje. 

Este comportamiento puede resultar realmente estresante para los responsables caninos ya que realizar paseos en la calle junto a sus perros  puede volverse una tortura. 

2- Ladrar a humanos

Los motivos por los cuales un perro puede ladrar a humanos pueden ser varios. Algunos perros les ladran a sus tutores por la emoción incontrolada que les provoca verlos.

Otros perros ladran cuando llegan personas a casa porque no pueden contener la sobre excitación que les genera esta situación. Estas conductas si bien no son del todo positivas, no deberían preocuparnos tanto como un perro que le ladra descontroladamente a un extraño en la calle. Estos ladridos, si están acompañados por una postura corporal amenazante pueden ser una señal de amenaza para la persona extraña. 

La conducta de ladrar a personas puede traer problemas tanto para la convivencia dentro de casa como para la vida en el exterior. Además, debemos tener en cuenta que puede llegar a generar una situación de tensión en la calle si nuestro animal se abalanza sobre un extraño violentamente. 

 3- Destructividad en el hogar

Este es uno de los problemas más habituales que podemos encontrar en perros, especialmente cuando son cachorros.

La destructividad generalmente se corresponde con necesidades insatisfechas. El animal está realizando mucha menor cantidad de actividad de la que necesita al día por lo tanto de alguna forma debe descansar. Generalmente, ajustando la rutina del perro a las necesidades particulares del perro, el comportamiento se detiene. 

Ahora bien, podría ocurrir que nuestro amigo canino destruya el hogar porque sufre de otros problemas como por ejemplo el hiperapego. Es una patología psicológica que no le permite al perro sentirse seguro cuando es separado de su humano. Generalmente en estos casos la conducta de destructividad suele acompañarse por llantos incesantes, ladridos, y hasta autolesiones por parte del perro. 

En este caso, la solución no es tan sencilla y se deberá contactar a un especialista en el comportamiento canino de forma urgente. 

4- Protección de recursos

La conducta de protección de recursos es aquella que manifiesta un animal al no permitir que ningún otro perro o incluso persona se acerque a aquellos recursos que considera propios. Un perro puede llegar a intentar proteger comida, agua, lugar de descanso, juguetes y hasta a humanos. Es una conducta que debe ser modificada ya que la forma de manifestar que quiere que nos alejemos de sus recursos generalmente es a través de señales de amenaza o hasta incluso agresión. 

Recomendamos contactar a un profesional del comportamiento canino que ayude para trabajar en esta problemática. 

5- Hacer sus necesidades dentro de casa

El hacer sus necesidades dentro de casa suele ser un comportamiento canino que vuelve locos a sus tutores. Este comportamiento es especialmente normal y esperable en cachorros, por lo menos hasta los 5 meses cuando pueden comenzar a controlar mejor sus esfínteres. 

Para evitar que un animal haga sus necesidades dentro de casa tenemos que reforzar el comportamiento de hacer sus necesidades en la calle, a la vez que nos aseguramos de limpiar cada rincón y superficie en donde el perro ha orinado o defecado dentro del hogar. 

6- Tirar de la correa al pasear

El tirar de la correa para pasear es un comportamiento realmente molesto ya que imposibilita tanto a los perros como a los tutores de disfrutar el paseo.

Recomendamos el uso de correas largas y de arnes sensible o antitirones para perros que suelen tirar de la correa al pasear.

Es muy importante dejar de reforzar la conducta de caminar tirando. Si cada vez que el perro tira nosotros avanzamos, irá comprendiendo que cuanto más tire más avanza, y debe ser lo contrario.

Como ejercicio pueden plantearse el evitar avanzar cuando el animal tire, y por el contrario frenarse. Si el perro deja de tirar, avanzan. Con varias repeticiones el animal irá comprendiendo que la forma de avanzar en el paseo es haciéndolo a un ritmo tranquilo y relajado. 

7- Agresividad 

La agresividad es una conducta violenta que puede manifestar un animal. Un perro puede manifestar conductas agresividad hacia diferentes especies: perros, gatos, aves, humanos, etc.

Pueden ser varios los motivos por los cuales un perro puede presentar este tipo de comportamiento, pero generalmente podemos relacionarlos a problemas de socialización o a una experiencia traumática.

Por ejemplo, un perro que no fue socializado y no aprendió a relacionarse de forma correcta con otros perros puede manifestar conductas agresivas por sentirse amenazado ante la presencia otros animales. Otro ejemplo es el caso de perros que han sufrido maltrato por parte de humanos y consecuencia de esta experiencia traumática ahora temen a todos los huamanos, y recurren a la agresión para defenderse.

Si un perro manifiesta conductas agresivas será necesario que acudamos a un profesional del comportamiento canino que nos ayude con el tratamiento adecuado para trabajar el tema. 

8- Demanda constante de atención 

Este problema de conducta es por lo general constantemente reforzado por los humanos, por lo cual al mismo tiempo es uno de los más fáciles de solucionar. El perro pide atención constantemente mediante llantos, ladridos y hasta incluso pequeñas mordidas, porque se acostumbró a que siempre que la pida nosotros se la daremos. El problema está en que no podemos ni debemos estar constantemente pendientes de ellos. 

Un animal que pide atención puede hacerlo porque está aburrido y sus necesidades de actividad física y mental diaria no están siendo correctamente satisfechas. Recomendamos en estos casos revisar la rutina del animal y ajustarla a sus necesidades particulares.

Por otro lado, debemos evitar reforzar continuamente este comportamiento cuando no es justificado.

La solución, es comenzar a ignorar al animal cuando nos demanda nuestra atención constantemente. Esto solo debe hacerse si nos hemos asegurado de que la rutina de nuestro perro es adecuada para él y está satisfaciendo sus necesidades de forma correcta.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist