Los paseos son uno de los aspectos más importantes en la rutina del perro. Es aquel momento en el cual pueden socializar, interactuar con el entorno y rodearse de estímulos diferentes a los que encuentran dentro de casa. 

Además de gastar energía y hacer sus necesidades el paseo tiene que ser una herramienta para enriquecer la vida del perro. Además es uno de los mejores momentos que tenemos para fortalecer nuestro vínculo con el. 

Todos los perros deben salir a pasear, no importa donde viva.

Pero para que un perro disfrute de su paseo es esencial que hagamos asociaciones positivas de este momento del día desde que el cachorro llega a casa. 

Mirá estas notas!

A continuación, les daremos una serie de recomendaciones a tener en cuenta para comenzar con los paseos de los cachorros.

Tener en cuenta la salud del cachorro

Los primeros meses de vidas los cachorros se encuentran en pleno desarrollo y fortalecimiento de su sistema inmunológico. Por lo tanto, debemos ser muy cuidadosos con lo que respecta a su salud. 

Antes de comenzar a pasear al cachorro tenemos que asegurarnos de:

  • Darle al cachorro las vacunas correspondientes. El plan de vacunación finaliza aproximadamente a los 3-4 meses de edad, dependiendo de cuando hayamos comenzado. Lo que recomendamos, es que mientras el cachorro no esté vacunado comiencen a sacarlo a pasear en brazos, para que se pueda ir habituando a ciertos estímulos del exterior (ruidos, objetos en movimiento, ver otras personas, ver otros perros). 
  • Realizar una desparasitación.
  • Asegurarse de que no tenga ninguna patología que se pueda complicar con la exposición al exterior.

Es importante cumplir con todo lo mencionado y evitar comprometer la salud del cachorro siempre siguiendo las recomendaciones que de el veterinario. 

Habituar al cachorro a los elementos de paseo

Es necesario habituar al perro a los elementos de paseo: collar con identificación, arnés y correa. Es muy importante que el cachorro realice asociaciones positivas con estos elementos, de lo contrario será muy difícil poder salir a pasear. 

Podemos empezar por presentarle al cachorro su collar. Lo dejaremos olfatear y acercarse a él cuando se sienta seguro. Podemos utilizar trocitos de comida motivante para el perro para que asocie al collar con cosas positivas. Cada vez que el animal se acerque a olfatear, lo felicitaremos y le daremos algunos pedacitos de comida. Haremos el mismo proceso con el arnés y la correa.

Una vez que hayamos superado satisfactoriamente la presentación de los elementos de paseo podemos pasar a colocarlos. Empezaremos a habituarlo primero al collar y al arnés, trabajando en principio cada uno por separado.

Al principio todo este proceso lo haremos mientras el cachorro come cosas ricas, para que de esta forma le quede un registro agradable de esta situación. Vamos a colocar el elemento, y a quitarlo inmediatamente. Felicitaremos al cachorro con caricias y trocitos de comida. Si notamos que el animal se siente cómodo, podemos proceder gradualmente a dejar los elementos puestos algunos segundos. Si el perro no muestra ningún signo de incomodidad o estrés, podremos empezar a dejarlo puesto algunos minutos, mientras jugamos con él o le damos premios ricos.

Una vez que el cachorro está habituado a el collar y el arnés podemos empezar a simular pequeños paseos dentro de casa. El objetivo es que, cuando salgamos a la calle, nuestro cachorro ya tenga una primera impresión de lo que significa caminar con correa.

Recomendamos el uso de correas de entre 2 y 3 metros para paseos urbanos y entre 4 y 5 para parques o plazas.

Los perros siempre deben pasear con correa. No hacerlo puede significar un peligro tanto para nuestro perro como para terceros. No obstante, siempre recomendaremos el uso de correas largas que le permitan al perro una mayor sensación de libertad haciendo a los paseos más relajados. 

Cómo pasear al cachorro por primera vez

Los cachorros entre las 3 y las 12 semanas de vida experimentan el llamado período sensible de socialización. En este período hay que exponer al perro a la mayor cantidad de estímulos posibles como perros, personas, ruidos, objetos en movimiento, etc.

Todas las interacciones que el cachorro tenga deberán ser positivas. Es por esto que es fundamental que el primer paseo de nuestro amigo canino sea agradable para Él. Si tiene una mala experiencia luego será muy difícil poder asociar este momento con cosas positivas.

Recomendamos salir con una riñonera con comida que resulte motivante para el perro (carne, pollo, hígado, queso, snacks para perros) para ayudar con este proceso.

Siempre que el perro tome decisiones como olfatear, interactuar con el entorno, socializar o acercarse a otros, lo felicitaremos por ello y le daremos trocitos de comida. Además, con la ayuda de los premios podemos asociar alguna situación que genere algo de tensión (ruidos fuertes, ladridos de otros perros) con algo agradable y positivo. El objetivo es que quede un registro emocional y mental positivo en relación a este estímulo particular.

Es importante que desde cachorro le enseñemos al perro a salir a la calle en un estado de calma. Podemos entonces comenzar a practicar que el cachorro se siente para ponerse sus elementos de paseo, y abrir la puerta para salir a la calle solo si se encuentra calmado. 

El paseo siempre es el momento del perro, por lo tanto tenemos que permitirle que él haga lo que desee en ese momento.

Tenemos que dejar que el cachorro huela todo, que camine en la dirección que crea correcta y que interactúe con otros miembros de su especie solo si quiere hacerlo.

Es importante no obligar al cachorro a nada, hay que dejar que a su tiempo pueda ir adquiriendo la confianza para interactuar con la mayor cantidad de estímulos posibles.  Tenemos que estar sumamente atentos a las señales que nuestro amigo canino nos irá dando. Si notamos que se siente demasiado incómodo, es momento de volver a casa.

Como mencionamos anteriormente, todas las primeras experiencias que va a tener nuestro perro deben ser positivas. Es por esto que en cuanto a los perros, recomendamos solo acercarlo a perros emocionalmente estables. El perro dará muchas señales que nos pueden hacer dar cuenta de esto, pero la mejor opción es preguntarle a su tutor si podemos acercarnos, si es amigable y explicarle que es la primera vez que salimos a la calle con nuestro cachorro.

No hace falta que el perro interactúe con miles de perros. Lo importante es la calidad de las interacciones, no la cantidad.

Para terminar, es probable que las primeras veces el cachorro no haga sus necesidades en la calle. Pero si lo hace, debemos a aprovechar esa oportunidad para premiar al perro y comenzar el proceso de enseñarle a hacer sus necesidades fuera de casa. Siempre que el perro lo haga, lo felicitaremos muchísimo por eso. 

Los paseos deben ser para nosotros una herramienta tanto para fortalecer el vínculo con nuestro perro como para también garantizar su salud y bienestar.

Es por esto que no debemos dejar al azar la primera impresión que tenga nuestro amigo canino de él. Cuanto más preparados estemos y más tiempo nos tomemos, mejor será la primera impresión que se lleve nuestro cachorro del mundo exterior.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist