Las mudanzas pueden ser situaciones sumamente agotadoras para las personas. El desorden, las cosas que hay que tirar, guardar o donar, el traslado de cajas y más cajas y objetos pesados así como también el dinero que hay que invertir vuelven de este evento una situación realmente estresante para nosotros. 

Sin embargo, aquellos que tenemos perros, no debemos olvidar que las mudanzas pueden y suelen ser eventos confusos y estresantes para ellos. Los cambios en el entorno, la rutina y la dinámica familiar pueden generar estrés y malestar en los animales, y cuando el cambio es tan rotundo este malestar puede desencadenar en problemas comportamentales. 

En esta nota de Filosofía Animal vamos a darte algunas recomendaciones a seguir si pensás mudarte con tu perro. 

Mirá estas notas!

Mientras nos preparamos para la mudanza

Los días previos a una mudanza suelen ser días caóticos en el hogar. Hay desorden en casa, las cosas no están ubicadas en el lugar en donde suelen hacerlo, nosotros estamos más irritables y nerviosos, y todo esto ocurre en presencia de nuestro mejor amigo canino. 

Tal como dijimosLos cambios en la rutina y la dinámica familiar pueden desencadenar en malestar y estrés y consecuentemente en problemas de comportamiento en nuestro perro. Es por esto que recomendamos:

  • Intentar mantener la casa en orden: no dejar un caos de cajas y cosas en todas las habitaciones. El perro tiene que poder conservar el espacio que tenía antes de comenzar a organizar la mudanza. 
  • Mantener los espacios del perro: el perro debe poder tener a disposición su zona de descanso, alimentación y bebida y necesidades en el caso de que la tuviera. 
  • Mantener la rutina del perro: es fundamental que intentemos mantener los paseos, horarios de comida y de juego de nuestro amigo canino. 

Conocer la casa

Si está dentro de las posibilidades, un excelente ejercicio sería el de llevar al perro a conocer su nuevo hogar antes de mudarnos. Al permitirle al perro habituarse a las particularidades del nuevo hogar, permitiéndole explorar y olfatear todo, podríamos llegar a reducir el impacto de pasar de una a casa a otra de forma rotunda. 

Si podemos ir a conocer la casa antes con nuestro perro, podemos también realizar allí ciertas actividades que al animal le generen placer:

  • Jugar con el, si le gusta hacerlo
  • Armarle actividades de olfato dentro de la casa: llevaremos una cantidad de trocitos ricos de comida los cuales esparciremos en el piso de la propiedad. 
  • Darle un snack masticable deshidratado para que disfrute echado en alguna mantita que podemos llevarle. 

El objetivo es que de a poco el perro pueda ir identificando la nueva casa con un lugar en donde siempre pasan cosas agradables. 

El día de la mudanza

El día de la mudanza nuestra casa puede ser un caos. Gente entrando y saliendo de casa continuamente, cajas que van y vienen, ruidos, y demás. Esta situación puede ser realmente estresante para cualquier animal. 

Otra de las problemáticas durante una mudanza está en el peligro de que el perro se escape. Puertas y ventanas estarán abiertas constantemente y las posibilidades de que en un descuido en animal salga de casa, son altas. 

Por estos motivos es que recomendamos que el día de la mudanza el perro no esté en casa. Podemos dejarlo con amigos, familiares o en una guardería canina de confianza. Una vez que ya estemos correctamente instalados en casa, podemos traer a los perros. 

Mantener la rutina en la nueva casa

Los primeros días en casa pueden resultar un poco abrumadores para el perro. Por esto, es importante que intentemos hacer de esta adaptación un proceso no tan tedioso para el animal. Es fundamental que podamos mantener la misma rutina que el perro tenía antes de la mudanza. Cuanto más enriquecida esté esa rutina, mayor el bienestar para el animal. No importa que tan grande sea la casa a la que nos mudamos con el perro, su rutina debe incluir:

  • Paseos de calidad, en donde el animal pueda oler todo lo que desee
  • Actividades de resolución de problemas como pueden ser los juguetes interactivos.
  • Actividades que relajen al animal, como puede ser la masticación. Recomendamos dar snacks deshidratados masticables de buena calidad. 
  • Juegos con nosotros
  • Descanso apropiado. 

Por otro lado, tendremos que asegurarnos de que el perro tenga las mismas zonas a disposición que tenía en su casa anterior: zona de descanso, zona para comer, zona para hacer sus necesidades en el caso de que lo hiciera dentro de casa. 

Los cambios bruscos pueden generar desequilibrios a nivel emocional en los perros, por lo cual tenemos que saber que hay que tener paciencia el proceso de adaptación al nuevo hogar. Si se tienen dudas sobre cómo proceder, es recomendable contactar a un profesional del comportamiento canino. 

Recomendaciones extra

  • Buscar en Google Maps qué plazas y parques hay cerca de la nueva casa
  • Buscar en Google Maps que veterinarias y hospitales veterinarios 24 hrs hay cerca de la nueva casa. 
  • Recorrer el barrio, sin perro, para saber qué caminos pueden ser más agradables para caminar junto a él (buscar zonas sin mucho ruido, no muy transitadas, etc.)

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist