Miedos y fobias en perros y gatos – Video

Los perros y los gatos pueden sufrir de miedo o fobia a diferentes estímulos. El miedo es una emoción muy primitiva, que lleva a los animales a actuar por instintos.

En situaciones que generan temor, podemos ver a nuestros perros y gatos dando una multiplicidad de señales como: temblar,ladrar, gruñir, maullar, fubar, jadear, queriendo escapar o hasta intentando atacar. Que nuestro compañero felino o canino sufra miedo a algo es una cuestión que no debe ser tomada a la ligera ya que puede traer complicaciones graves a nivel emocional y físico.

Para que un perro o gato deje de tener miedo a un estímulo o contexto particular tenemos que comenzar a trabajar en ello.

Mirá estas notas!

Los miedos que no se trabajan no se solucionan solos y, por el contrario, en muchos casos empeoran.

Nuestro objetivo será comenzar a trabajar para que la asociación que tenga el animal de ese estímulo o contexto cambie. Un animal que teme a un secador de pelo por ejemplo, tiene hecha una asociación negativa de ese elemento. Esto quiere decir que la emoción que se genera cada vez que el perro o el gato ve un secador de perro es desagradable.

Un animal puede tener miedo a ruidos como el del secador, la aspiradora o una batidora básicamente por tres motivos:ç

Por una mala socialización

Cuando el animal era cachorro, no se lo expuso corrrectamente a una suficiente cantidad de estímulos como por ejemplo a ruidos fuertes.

El perro tuvo una experiencia traumática

Si el animal vivió un evento desagradable que involucró la presencia de un ruido fuerte, puede que ahora le tema a los ruidos fuertes.

Genética

Los perros con padres miedosos tienen tendencia a desarrollar miedos. Si el animal fue correctamente socializado y nunca vivió una experiencia desagradables relacionada a ruidos fuertes, puede que su miedo o fobia a este estímulo tenga que ver con su genética.

A través de una técnica de aprendizaje asociativo denominada condicionamiento clásico vamos a trabajar en resignificar la presencia de este elemento en particular. Nuestro objetivo será que, ante la presencia del secador de pelo por ejemplo, el animal pueda conectarse con algo que le da placer.

Podemos utilizar:
Premios o trocitos de comida rica y motivante para el animal, con los cuales podemos armar una actividad olfatoria.
Heladitos para perros y gatos
Un snack deshidratado masticable
Un juguete interactivo relleno, estilo kong classic

Mientras el perro esté enfocado en esa actividad que le genera placer, vamos a incorporar a la situación el estímulo que le resulta desagradable. El estímulo tiene que ir apareciendo de forma gradual.

Esto quiere decir, que en el caso del secador de pelo no vamos a empezar con el aparato encendido en potencia máxima, sino que simplemente empezaremos por aproximar el objeto a nuestro perro, sin encenderlo. A medida que el perro se sienta más cómodo con la situación podremos ir avanzando de a poco, un criterio a la vez (potencia de encendido, distancia entre el perro y el objeto, ec.).

Es muy importante que para que este proceso funcione seamos pacientes y constantes. Si intentamos avanzar demasiado rápido y lograr resultados mágicos en un día, puede que empeoramos la situación.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist