No es poco habitual ver perros con miedo a subir y bajar escaleras. Si tenemos un perro pequeño que podemos levantar en brazos esto no es un gran inconveniente. Ahora bien, con un Golden Retriever la situación se complica.

Independientemente del dolor de cabeza que puede generarnos a nosotros el tener un perro con miedo a las escaleras, tenemos que pensar en que cada vez que nuestro perro se expone a tener que subir o bajar por esta estructura se enfrenta a una situación que le genera malestar. 

¿ Por qué le temen los perros a las escaleras? 

Existen diferentes motivos por los cuales un perro puede temerle a las escaleras. Uno de los principales motivos es la falta de socialización con esta estructura cuando el perro es cachorro.

Mirá estas notas!

Cuando nuestro compañero canino atraviesa el denominado período sensible de socialización, el cual se desarrolla entre las 4 y las 12 semanas de vida del animal.  Durante esta fase del desarrollo de nuestro perro es fundamental exponerle a la mayor cantidad de experiencias posibles, siempre de forma gradual y positiva.

El perro debe conocer diferentes personas, perros, medios de transporte, objetos explorar diferentes texturas y caminar por diferentes superficies. Todo lo que le presentemos fuera de este período al cachorro será mucho más difícil de incorporar. 

La gente suele creer que los perros nacen sabiendo cómo desenvolverse en el mundo, y si bien hay ciertos comportamientos que son innatos, muchas otras conductas tienen que ser aprendidas. Es nuestra responsabilidad y tarea como tutores ayudarlos a lo que hagan. 

Así como los bebés aprenden a gatear, luego a caminar, más tarde a correr y por último a subir a superficies en altura o subir y bajar escalones, los perros también tienen todo un proceso de desarrollo psicomotriz y de habituación a ciertas superficies. 

Los cachorros van aprendiendo paso a paso a subir y bajar escaleras.

Generalmente aprenden más rápido a subir que a bajar, porque los descensos pueden generar un poco de vértigo en cachorritos tan pequeños. 

Ahora bien, si nunca expusimos al cachorro a subir y bajar escaleras durante el período sensible de socialización, es probable que ahora le resulte una estructura completamente extraña la cual no logra comprender del todo.

Además de haber tenido una mala socialización, puede que el cachorro o incluso un perro adulto haya sufrido una experiencia traumática que haya involucrado una escalera como por ejemplo haber intentando bajar rápido, caer y golpearse.

Trabajar en recuperar a un perro que ha sufrido una experiencia traumática con un objeto determinado puede resultar un gran reto, por lo tanto se requiere de compromiso por parte de los tutores. En muchas ocasiones, es necesario contar con el acompañamiento de un profesional del comportamiento canino.

Por último, debemos tener en cuenta que el tamaño del perro puede jugar un rol importante en estos casos. Los perros pequeños como los Chihuahuas, Caniches Toy, Pomeranian, entre otros, viven en un mundo de gigantes. Lo que para un perro de gran tamaño como un Pastor Alemán puede ser un simple escalón para un perro de tamaño pequeño puede resultar todo un desafío físico. Si además estamos ante un perro que es en general miedoso o inseguro la situación será aún peor. 

¿Qué hacer con un perro que le tiene miedo a las escaleras?

Aumentar la confianza en sí mismo

Es fundamental trabajar la confianza y seguridad del perro en sí mismo para que pueda enfrentarse a circunstancias que le generan malestar desde otra posición. Por ejemplo, no es lo mismo para vos que te avisen de un día para otro que tenés que dar un discurso ante una multitud a que te avisen con meses de anticipación, te permitan prepararte de manera correcta y hasta incluso asistir a un curso de oratoria. En el segundo caso, si bien puede que sea una situación que genere incomodidad o miedo al fracaso, vas a llegar con herramientas que te van a dar confianza para enfrentar este desafío y los resultados seguramente sean mejores. 

Existen varias formas de aumentar la confianza y la seguridad de un perro, entre las cuales podemos encontrar:

  • Uso de juguetes interactivos: estos juguetes son aquellos con los cuales el perro debe interactuar para obtener algo a cambio, generalmente comida. El perro tiene un pequeño desafío que descifrar: descubrir qué debe hacer para ganar la comida. Al principio seguramente le costará encontrar la forma más eficiente de hacerlo, pero finalmente logrará hacerlo. Con las repeticiones, el hecho de plantear problemas que el perro efectivamente puede resolver irán aumentando su confianza en sí mismos. 

 

  • Practicar habilidades caninas: practicar trucos y habilidades caninas le da al perro una serie de destrezas y capacidades que antes no tenía. Siempre que practicamos habilidades caninas, el perro suele recibir muchos refuerzos positivos por hacer las cosas bien. El aprender cosas nuevas y ser recompensado por ellas, suele aumentar  el autoestima del perro. 

 

  • Practicar ejercicios de propiocepción: la propiocepción es la capacidad que tenemos de ser conscientes de nuestro cuerpo y nuestras extremidades en el espacio. La práctica de ejercicios de propiocepción son muy útiles para perros miedosos ya que aprenden a tener mayor control sobre su cuerpo, lo cual aumenta la confianza en sí mismos. Además, específicamente puede ser muy útil practicar ejercicios de propiocepción en perros con miedo a la escalera. 

Asociar la escalera con algo positivo

Además de mejorar la confianza de nuestro perro, vamos a tener que trabajar en asociar a la escalera con algo positivo y agradable. Este proceso puede ser un poco largo y lento, dependiendo siempre de cada perro en particular y el nivel de miedo ante el cual nos encontremos. 

Será muy importante trabajar de un escalón a la vez y tener paciencia con nuestro compañero canino.

Podemos empezar poniendo algunos trocitos de comida rica sobre el escalón y dejar que nuestro perro los agarre. Si no muestra ningún signo de estrés, miedo o incomodidad, podemos comenzar a subir uno o dos escalones. Dependiendo de la altura del perro en esta instancia ya podremos o no bajar algunos escalones. Recomendamos practicar los descensos también solo de a uno o dos escalones. El mecanismo será el mismo, pondremos algunos trocitos de comida pero esta vez para bajar. 

A medida que el perro se sienta cómodo con este proceso iremos subiendo de a un escalón a la vez. El proceso entonces sería el siguiente: 

1- Subimos un escalón, bajamos un escalón

2- Subimos dos escalones, bajamos dos escalones

3- Subimos 3 escalones, bajamos 3 escalones

4- Subimos 4 escalones, bajamos 4 escalones

Y así sucesivamente. 

Dependiendo de cada perro lo mucho que podremos avanzar en cada sesión de entrenamiento. Es importante acompañar todo este proceso no solo con premios sino con muchas felicitaciones verbales, siempre usando un tono amigable para con nuestro perro. 

Recomendamos hacer sesiones cortas, y terminar de practicar siempre que el perro esté mostrando un avance. De cada sesión el perro se tiene que quedar con algo positivo, tiene que quedarse con que aprendió algo. SI cortamos la sesión porque el perro no avanza, solo lograremos frustrarlo. 

El proceso de asociación de las escaleras con algo positivo y el aumentar la confianza de nuestros perros puede ser un proceso largo.

Debemos  entender que nuestro amigo canino no puede controlar lo que le pasa en esta situación. Cuando más pacientes y constantes seamos con el tratamiento, mejores resultados veremos. 

 

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist