Es habitual conocer casos de perros que persiguen y le ladran a vehículos en la calle, desde autos a monopatines. Existen diferentes causas que pueden provocar este comportamiento. Pero sin importar cual sea el motivo esta es una conducta que sin dudas debe ser modificada ya que puede llegar a poner en riesgo tanto la vida del animal como de las personas.

A continuación, detallaremos cada una de las posibles causas de la persecución de vehículos.

Miedo

Un perro puede presentar miedo a un estímulo determinado por diferentes motivos:

Mirá estas notas!

  • una mala socialización,
  • una experiencia traumática
  • o cuestiones genéticas.

Cuando el perro es expuesto a algo que le genera miedo podemos esperar que se manifiesten diversas reacciones:

  • Intentar huir
  • Inmovilizarse
  • Defenderse de forma activa (gruñir, ladrar o incluso atacar)

Si sospechamos que nuestro perro le teme a la presencia de vehículos en movimiento tenemos que contactar un profesional del comportamiento canino y comenzar con un tratamiento para asociar estos estímulos a cosas positivas y agradables para el animal.

El proceso podría ser largo y requerir de mucho compromiso por parte de los humanos.
Recomendamos además, acompañar este proceso de la siguiente manera:

  • Siempre llevar al animal atado con elementos de paseos que sean de calidad para evitar que se rompan y pueda escapar.
  • Evitar exponerlo lo más posible a los estímulos que le provocan miedo. Podemos en este caso salir a pasear muy temprano por la mañana y muy tarde por la noche.
  • Siempre permitirle al perro salir de la situación que le genera temor.
  • Nunca retar al perro. El animal está atravesando un estado emocional que le genera malestar. Lo único que conseguiremos retándolo será aumentar sus niveles de estrés y empeorar la asociación negativa de aquello que le genera temor.

Juego

Es habitual ver perros, sobretodo perros jóvenes, que toman a la persecución como un momento de juego.Los perros suelen jugar entre ellos a perseguirse.

Es una actividad lúdica que simula las situación de caza, y en ese contexto particular no es perjudicial para el animal.

Ahora bien, por supuesto, nunca podríamos permitir que nuestro perro juegue a perseguir vehículos, bicis o patinetas en movimiento.
En general, los perros que buscan entretenerse jugando a perseguir vehículos son aquellos a quienes no se les está brindando una rutina adecuada.

Debemos revisar la rutina de nuestro perro y asegurarnos de que su vida está lo suficientemente enriquecida con actividad física, mental, olfatoria y diversas situaciones lúdicas.

Estrés y ansiedad

Existen casos de perros que están atravesando situaciones de estrés crónico sea por;

  • maltrato,
  • castigos constantes,
  • falta de una rutina enriquecida,
  • enfermedad, entre otros.

Estos perros necesitan tener vías de escape para poder liberar el estrés y la ansiedad acumulados, y en ocasiones la forma que encuentran es la persecución de vehículos u otros objetos en movimiento. Es habitual que estos perros acompañen el intento de persecución con diferentes vocalizaciones. Y generalmente no vemos en ellos comportamientos propios de la conducta de caza que manifiestan los perros que persiguen por instinto predatorio.

Recomendamos contactar a un profesional que los ayude a comenzar con una terapia de reducción del estrés. Este proceso puede resultar lento y frustrante para los responsables humanos. Pero es completamente necesario si queremos no solo que la conducta de perseguir autos cese sino también garantizar el bienestar de nuestro compañero canino.

Conducta predatoria

Este tipo de conducta puede manifestarse con mayor frecuencia en perros de razas de caza o cruza de razas de caza y perros de razas de pastoreo o cruza de razas de pastoreo.

En general, el animal muestra esta conducta no solo con vehículos en movimiento sino también con personas o niños que pasan corriendo, con aves, con pelotas y a veces hasta con otros perros. Este tipo de perros suelen tener una motivación muy alta por la persecución.

En general solemos ver en ellos que antes de intentar perseguir el vehículo realicen una secuencia de caza completa o por partes: acechar, rastrear, e intentar capturar a la presa.
Es fundamental que este tipo de perros siempre paseen con correa. La conducta puede manifestarse en situaciones casi imprevisibles para el humano y es muy probable que se ponga en riesgo la vida tanto del perro como de un tercero.
Será necesario que se contacte a un profesional del comportamiento canino que nos ayude a realizar ejercicios de control de impulsos para poder lograr eliminar este comportamiento o al menos mantenerlo bajo control.

Sea cual sea la causa por la cual consideremos nuestro perro persigue vehículos sean autos, bicicletas o motos será imprescindible contactar a un profesional y comenzar con el tratamiento necesario para modificar esta conducta.

Tal como mencionamos no solo se pone en riesgo la vida de nuestro perro sino que otros podrían llegar a salir lastimados.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist