Los perros tienen una capacidad auditiva considerablemente superior a la nuestra. Pueden escuchar sonidos que para muchos humanos resultan hasta imperceptibles. El reaccionar ante la presencia de algún ruido extraño o de alta intensidad es una conducta normal e instintiva ya que sus antepasados debían hacerlo para sobrevivir en la naturaleza. El problema ocurre cuando la reacción se vuelve exagerada y se transforma en miedo o fobia. 

Desafortunadamente son muchos los casos de perros que sufren ante la presencia de ruidos fuertes. Es una condición que no debe ser tomada a la ligera, porque puede llegar a traer problemas de salud tanto física como mental en el mediano y largo plazo. 

¿Por qué mi perro tiene miedo a ruidos fuertes?

Mala socialización

Entre las 3 y las 12 semanas de vida de un perro se desarrolla lo que se denomina periodo sensible de socialización. Durante este período se debe presentar al perro todas aquellas cosas con las que deberá enfrentarse el resto de su vida: perros, personas, objetos y ruidos.

Mirá estas notas!

Las experiencias que tenga el cachorro deberán ser siempre positivas. Si nuestro perro no estuvo expuesto a ruidos durante este período de tiempo, existe la probabilidad de que desarrolle miedo o fobia a este tipo de estímulos. 

Se recomienda que durante este período podamos presentar al cachorro diferentes sonidos por por ejemplo:

  • instrumentos de música sonando fuerte,
  • ruidos de camiones, ruidos de autos,
  • ruidos de colectivos,
  • objetos que se caen,
  • botellas de vidrio golpeándose,
  • gente gritando,
  • ladridos de perros,
  • ruido de pirotecnia.

Las experiencias deben ser siempre positivas por lo tanto la habituación a estos estímulos debe realizarse a una intensidad que sea tolerable para el cachorro sin sobre exponerlo para evitar estresarlo. 

Experiencia traumática

Un perro que sufre una experiencia negativa y la asocia a un estímulo auditivo determinado o es expuesto a un sonido intenso durante un tiempo prolongado puede llegar a desarrollar miedos o fobias. 

Genética

Perros con antecedentes familiares de perros miedosos tienen predisposición genética a sufrir la misma condición. 

También se conocen casos de perros que nacen con hipersensibilidad auditiva. Es una patología por la cual los perros reaccionan con mayor intensidad a sonidos cotidianos y hasta a estímulos casi imperceptibles. Es una condición que no tiene cura y en ocasiones necesita ser acompañada de medicación. 

¿Qué debo hacer si mi perro se asusta con un ruido? 

 

  • Acompañarlo:  dejar solo a tu perro en una situación de vulnerabilidad no es recomendable. Desafortunadamente mucho se ha dicho en el ámbito de la educación canina sobre que prestarle atención a un perro asustado reforzará ese miedo. Esto es una falsedad, debido a que el miedo es una emoción y las emociones no se refuerzan. Tu perro necesita saber que cuenta con vos en ese momento, así que es muy importante que no lo dejes solo. No debemos ser invasivos, con sentarnos en el suelo cerca de ellos es suficiente. 
  • Demostrar seguridad y confianza: tenemos que intentar no ponernos nerviosos en esta situaciones porque vamos a perjudicar a nuestro perro. Debemos mantener la calma e intentar demostrarles que todo estará bien y que no hay nada que temer.
  • Prepararle un refugio:  hay perros que se sienten más cómodos dentro de un “refugio”. Podemos poner su camita o mantita debajo de nuestra cama, en el baño, o bajo la mesa. 
  • Distraerlo: si la reacción de nuestro perro no es tan significativa podemos intentar distraerlo utilizando comida o un juguete. Podemos tratar de jugar con él o simplemente esparcir pedacitos de comida rica por el suelo para intentar que su cerebro se concentre en esa actividad placentera y deje de lado aquello que lo está poniendo incómodo. 

Tratamiento para perros con miedo

Si bien los consejos anteriormente mencionados pueden ayudarnos a sobrellevar una situación que generó malestar en nuestro perro, es necesario que comencemos con un tratamiento acompañado por un profesional. 

Recomendamos contactar a un profesional del comportamiento canino quien hará una evaluación general del perro y de la situación particular por la que lo contactan. 

Es importante comprender que el miedo es una emoción y las emociones no pueden modificarse de un día para el otro. Hay que tener paciencia, compromiso y confianza en el proceso para poder ver resultados. 

 

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist