Los ladridos son una herramienta de comunicación que tienen los perros. Diferentes tipos de ladridos pueden significar diferentes cosas: excitación, invitación al juego, ansiedad, miedo, aburrimiento o hasta agresividad. Quienes decidimos incorporar estos animales a nuestra nuestra familia tenemos que saber que es una conducta  esperable y perfectamente normal. Si el ladrido es algo que nos molesta, es recomendable elegir compartir nuestra vida con otra especie. 

Ahora bien, si bien este tipo de vocalizaciones es perfectamente normal y esperables en los perros, la conducta de ladrar compulsivamente en determinadas situaciones puede estar indicándonos que algo no está bien. 

Un problema por el que suelen consultar los tutores caninos es el de ladridos constantes de noche. Esta conducta no solo es molesta para la familia sino que puede traernos graves problemas con vecinos que reporten quejas. Además, un animal que manifieste este comportamiento nos está diciendo que algo le está pasando que está afectando su bienestar. 

Mirá estas notas!

¿Por qué ladran los perros de noche? Causas y soluciones 

Existen diferentes motivos por los cuales un perro puede ladrar de noche. Un cachorro recién llegado a casa puede manifestar este comportamiento durante los primeros días de adaptación. Es normal que ladren o lloren porque se sienten solos los primeros días, más aún si han sido separados a una edad demasiado temprana.

Los cachorros no deben ser separados antes de las 7 semanas de vida de su mamá y hermanos.

A medida que el período de lactancia va finalizando la madre comienza a rechazar a los cachorros y a dejarlos solos por algunos cortos períodos de tiempo. Esto hace que poco a poco los perritos vayan incorporando la independencia. Cuando separamos a los cachorros demasiado temprano se pierden de todo ese proceso de aprendizaje y cuando llegan a casa se encuentran desolados si los dejamos solos para dormir. Los primeros días podemos optar por poner la cama de nuestro cachorro dentro de nuestra habitación de manera que por lo menos puedan sentir nuestra presencia y olor por las noches. Pero independientemente de tomar esto como medida paliativa, tendremos que enseñarle al cachorro a estar solo y a asociar esos momentos con situaciones agradables. 

Podemos por ejemplo por unos cortos períodos de tiempo dejar al cachorro solo en una habitación con un snack deshidratado masticable o un heladito para perro. Con las repeticiones el perro irá comprendiendo que siempre que está solo pasan cosas buenas, y que no tiene nada que temer. 

Si nuestro perro es adulto tendremos que tener otras consideraciones. Por ejemplo preguntarnos,

  • ¿Cuándo empezó a ladrar?
  • ¿Hay algún estímulo desencadenante?
  • ¿Si el estímulo desaparece, el perro deja de ladrar?
  • ¿Si le damos atención al perro, deja de ladrar?
  • ¿A qué le ladra? ¿ A la puerta? ¿ A una ventana? ¿ A la puerta de nuestra habitación? 
  • ¿ Qué tipos de ladridos son? ¿Graves? ¿Agudos? ¿Cortos? ¿Largos? 
  • ¿Manifiesta algún otro tipo de comportamiento además de ladrar? 
  • ¿Cuál es la rutina de nuestro perro?

Como verán, son muchas las variables a tener en cuenta para determinar la causa específica de por qué un perro ladra. Y por supuesto, cada causa específica tiene una solución particular. 

Por ejemplo, si nuestro perro ladra desconsoladamente toda la noche cuando lo dejamos solo y además puede llegar a destruir algunas cosas dentro de casa o incluso hasta autolesionarse patas o cola, podemos sospechar que el animal sufre de ansiedad por separación o hiperapego. En este caso lo recomendable es contactar a un profesional para que nos ayude con el tratamiento, el cual suele ser muy largo y requiere de un serio compromiso por parte de los tutores para poder lograr ver mejoras. 

Ahora por otro lado, puede que nuestro perro comience a ladrar por un estímulo desencadenante que aparece solo de noche como por ejemplo el camión de basura. Puede que el perro haya sufrido una experiencia traumática con ruidos fuertes, o puede que por algún motivo como estrés o ansiedad ahora reaccione con mayor intensidad a ciertos estímulos que antes no lo alteraban.

En el primer caso, deberemos empezar a trabajar en un proceso de desensibilización al estímulo que provoca los ladridos, y en el segundo tendremos que empezar con una terapia de reducción de estrés, además de desensibilizar al animal. Todos estos procesos deben realizarse con la ayuda de un profesional del comportamiento canino.

Tener en cuenta la rutina del animal es muy importante, porque si no estamos satisfaciendo sus necesidades de actividad física y mental diarias de forma correcta puede que el perro esté ladrando por la noche porque encontró una forma de gastar energía. Una rutina de calidad debe tener:

  • Paseos: 3 o 4 veces por día, cada paseo de una duración que sea acorde a las necesidades de nuestro amigo canino. 
  • Estimulación mental: practicar habilidades caninas o hacer actividades de olfato 
  • Actividades de masticar, roer o lamer: podemos usar heladitos para perros, yogurt congelado o snacks deshidratados masticables. 
  • En algunos casos de perros con mucha energía podemos hacer alguna actividad extra, como por ejemplo comenzar a practicar algún deporte canino

Como pueden ver, las causas por las cuales un perro ladra de noche pueden ser varias. Nuestra recomendación es que contacten a un profesional que pueda ayudar a determinar qué es lo que está pasando en cada caso particular y buscar la solución acorde a la causa.

Ladrar compulsivamente es un comportamiento que no solo es estresante para la familia y los vecinos sino que a la larga puede traer consecuencias en la salud física y mental del animal.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist