Tanto en las grandes ciudades como en pequeños pueblos es habitual encontrarnos con casos de personas paseando sueltos a sus perros, sin pensar en las consecuencias que esto pueda traer. Desde Filosofía Animal fomentamos la tenencia responsable de animales de compañía y esto implica garantizar tanto la seguridad de nuestros perros como la de otros. 

Pasear a un perro por la calle suelto puede representar un enorme peligro tanto para el perro como para terceros. En esta nota te contamos cuáles pueden ser los riesgos de pasear a tu perro suelto 

¿Qué puede pasar si un perro pasea suelto?

  • Puede escaparse y perderse

No importa que tan bien entrenado esté nuestro perro, un ruido fuerte, un olor, un objeto en movimiento, puede llamar su atención o asustar al animal y desencadenar en una fuga.

Mirá estas notas!

Un perro que reacciona ante un estímulo que le genera una reacción exacerbada difícilmente responda a su tutor y esto representa un gran peligro.

Los perros pueden caminar una enorme cantidad de kilómetros al día sin parar. Un perro que se pierde puede alejarse de su tutor a una distancia tan significativa que se le haría imposible volver por sus propios medios. Un perro perdido puede sufrir accidentes tales como un choque, cortes en sus patas, comer comida envenenada o en mal estado, recibir golpes de humanos malintencionados o incluso pelearse con otros perros. 

Es fundamental saber que los perros que se pierden en pocas ocasiones logran regresar a casa sanos y salvos.

  • Pueden escaparse y generar accidentes de tránsito

Cuando un perro está suelto y se escapa no sólo pone en riesgo su salud y seguridad sino que también la de terceros. Es habitual ver como los perros en su desesperación por volver a casa o con sus tutores cruzan calles y avenidas transitadas sin pensarlo dos veces. En estos cruces, no sólo ponen en riesgo sus vidas sino que también la vida de todas aquellas personas que manejando intentan esquivarlos. Esto puede desencadenar en grandes accidentes de tránsito en donde más de una persona puede resultar de moderada a gravemente herida. No solo seremos responsables por la salud de nuestro perro sino que también cargaremos con la responsabilidad de haber generado un accidente de tránsito afectando la salud de otros.

  • Pueden acercarse a personas con miedos o fobia a los perros

A no todas las personas les agradan los perros. Ya sea por falta de experiencias positivas con ellos o por algún evento traumático, existen humanos con miedos severos o fobia hacia los perros y otros animales.

Convivir en sociedad implica respetarnos unos a los otros y si existen humanos que no se sienten a gusto teniendo perros cerca, debemos respetar su espacio personal.

Es habitual encontrarnos con escenas en las que dos vecinos pelean por algún evento relacionado a un perro suelto. Para evitar estas situaciones, lo mejor es que no exista la posibilidad de que esto pase.

  • Pueden acercarse a un perro con problemas de miedo o agresividad

Existen perros que producto de una mala socialización o una experiencia traumática tienen miedo a otros perros y no saben interactuar correctamente con ellos. El miedo severo en muchas ocasiones puede transformarse en agresividad. Si dejamos que nuestro perro vaya libremente a buscar interactuar con otros perros podemos exponer a ambos animales a una situación de incomodidad que pueda terminar en un episodio agresivo.

 

Recomendaciones 

  • Los perros que caminan por la calle deben ir siempre con correa para evitar situaciones peligrosas. Sin embargo, recomendamos utilizar correas de 2 a 3 metros dependiendo lo transitada de la zona para que el perro pueda caminar relajado, explorar e interactuar con el entorno de forma correcta. Las correas cortas no les permiten a los perros caminar con libertad, olfatear y explorar lo cual puede resultar en un paseo sumamente estresante para el animal.
  • En plazas o parques podemos utilizar correas de 5, 7 o hasta 10 metros para que nuestro perro pueda jugar y correr con mayor libertad.
  • Los perros siempre deben salir a pasear con pretal, collar y chapita identificatoria. No importa que tan entrenado esté nuestro perro, no importa si siempre está con correa puesta, la chapita identificatoria es el boleto de vuelta a casa en el caso de que ocurra algún accidente y el perro se pierda. 

 

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist