En muchas ocasiones las personas se preguntan si es adecuado o no que sus perros duerman en la cama con los humanos camas. Es normal que el lugar favorito de nuestros compañeros caninos sea la cama. Es un lugar amplio, confortable e impregnado de nuestro aroma, cosas que a nuestro perro le suelen agradar. No existe ninguna contraindicación sobre dormir junto con nuestros amigos caninos en la cama, pero en ocasiones las personas toman la decisión de querer empezar a dormir sin ellos por una cuestión de comodidad o higiene, lo cual también es válido. 

Si queremos que nuestro perro comience a dormir en su propia cama debemos saber que es un proceso que puede demorar un poco de tiempo.

Si tenemos un cachorro, hay que tener en cuenta que viene de haber atravesado un período de tiempo en el cual se encontraba en compañía de su mamá y hermanos de forma permanente. Por este motivo, es probable que vaya a demandar nuestra atención y compañía sobretodo a la hora de dormir, por lo cual debemos tener mucha paciencia con ellos.  Si tenemos un perro adulto acostumbrado a dormir con nosotros hace tiempo, también es probable que el proceso sea un poco lento.

Mirá estas notas!

Es importante no frustrarse para poder acompañar de manera correcta a nuestro perro en un proceso de asociación de su cama con algo positivo y reconfortante.

 A continuación les dejamos una serie de indicaciones a tener en cuenta para comenzar a acostumbrar a nuestro amigo canino a su nueva cama. 

 

Conseguir una cama confortable

Debemos conseguir una cama que, en primer lugar, se adapte al tamaño de nuestro perro. Si la cama es muy pequeña es muy poco probable que cualquier animal vaya a querer dormir en ella. Debemos tener en cuenta que el perro debe poder estirarse por completo y entrar en la cama para poder estar totalmente cómodo. 

Otro factor a tener en cuenta es el material tanto de relleno como de la funda. Cuando más confortable sea el material, más tentador será para el perro acostarse sobre el. 

No podemos obligar a nuestro perro a irse de nuestra cama a la fuerza

El objetivo es que el animal comprenda que el mejor lugar de casa para descansar es su propia cama, no la nuestra. Si de la nada empezamos a rechazarlo y a sacarlo de cuál había sido su lugar de descanso hasta ahora solo lograremos frustrarse y estresarlo.

Podemos empezar por colocar su cama al lado de la nuestra, para que el cambio no sea tan brusco.

Premiar todas las interacciones con la cama

Vamos a empezar a premiar todas las interacciones positivas que tenga el perro con su cama: si la olfatea, si la toca, si se apoya sobre ella y si se acuesta. Utilizaremos la voz para felicitar al perro pero nos podemos ayudar con trocitos de comida rica y motivante para el.

Enseñarle al perro a echarse

La ventaja de enseñarle al perro a echarse es que podemos practicarlo sobre la cama, al igual que premiar la permanencia en esta posición. Con el correr de las repeticiones el perro irá asociando que cada vez que se encuentra en esa posición sobre la cama, recibirá premios a cambio. 

Usar juguetes interactivos o snacks masticables

Una vez que el perro haya empezado a reconocer su cama y la haya asociado con cosas positivas, podemos empezar a probar de dejar al perro con algún snack deshidratado masticable o juguete interactivo para perro en su cama, mientras nosotros nos acostamos en la nuestra.

Al principio podemos practicar solo por unos minutos, y si vemos que el perro se siente cómodo gradualmente iremos aumentando el tiempo. 

Premiar al perro por relajarse voluntariamente en su cama

Siempre que nuestro perro se relaje voluntariamente en su cama, podemos aprovechar para reforzar este comportamiento dándole algún trocito de comida rica motivante. Con las repeticiones el perro irá comprendiendo que cosas buenas pasan si relaja sobre su cama. 

Si a nuestro perro le gustan las caricias podemos aprovechar para hacerle sesiones de masajes sobre su cama algunas veces al día. 

 

Todo este proceso puede demorar desde días, hasta semanas y meses. Lo que estamos buscando realizar es una asociación positiva de la cama, y el tiempo que tardemos en realizarlo dependerá de cada perro y del historial que tenga ese individuo en particular. Lo importante es tener paciencia, ir de a poco y respetar los tiempos del perro para poder lograr que elija su cama antes que la nuestra. 

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist