Decidir adoptar a un perro y salvarlo del maltrato es una gran decisión que seguro luego será recompensada con amor y cariño incondicional por parte de nuestro nuevo amigo canino. Sin embargo, es necesario ser conscientes de que nos estamos comprometiendo a transitar un largo proceso de trabajo y adaptación para que el perro recupere tanto la confianza en sí mismo como en otros. 

Un perro maltratado puede manifestar conductas problemáticas como:

  • Miedo a otros perros o personas
  • Agresividad hacia otros perros o personas
  • Destructividad en el hogar
  • Ansiedad por separación 
  • Inseguridad y poca confianza en sí mismos

Si bien el proceso de recuperación es lento, todos los perros pueden mejorar, solo tenemos que ser pacientes y constantes con el tratamiento y en el mediano o largo plazo podremos lograr grandes avances.

Mirá estas notas!

Debemos tener en cuenta que nunca se debe forzar a un animal a pasar por situaciones que le generan temor o incomodidad para que “se le pase” porque solo estaremos empeorando considerablemente la situación.

A continuación, les detallaremos algunos consejos para comenzar a trabajar con un perro rescatado del maltrato. 

No invadir al perro

Es fundamental que mientras el perro va recuperando confianza en sí mismo y asociando a las personas con cosas positivas no lo presionemos ni intentemos acelerar el proceso. 

En casa debemos preparar un espacio que el perro pueda sentir como suyo y al que pueda acceder en caso de necesitar aislarse momentáneamente. Ayuda construir una especie de “refugio” en donde el perro pueda sentirse seguro. 

Siempre debemos mantener un lenguaje corporal que le demuestre al perro que no somos un peligro para el y evitar en todo momento mirar al perro a los ojos ya que esta puede ser interpretada como una señal de amenaza.

No debemos ser invasivos ni intentar acariciarlo si él no inicia la interacción. Siempre que el perro se acerque a nosotros de forma voluntaria podemos premiarlo por ello con un trocito de comida rica. 

Lo más importantes es comprender que las heridas de nuestro nuevo amigo pueden tardar un tiempo en sanar, pero con paciencia y amor todos pueden mejorar.

Asociaciones positivas 

Un perro rescatado del maltrato viene con una carga emocional negativa muy fuerte a la que tendremos que enfrentarnos desde el momento en que llega a casa. Es probable que como consecuencia de la violencia a la que fue sometido haya asociado a las personas con cosas negativas.

Es por esto que el perro puede mostrarse desconfiado en un principio, con nosotros, con personas que vengan a visitarnos a casa o con extraños que nos crucemos en la calle.

Tendremos que empezar entonces un proceso de asociación de los humanos a cosas agradables y positivas. 

Para comenzar, vamos a necesitar personas voluntarias que quieran ayudarnos a trabajar con nuestro nuevo amigo canino.

El trabajo debemos realizarlo en  situaciones ficticias ya que en situaciones reales sería muy difícil controlar la exposición del perro al estímulo que le genera incomodidad.

Es imposible trabajar con personas en la calle que no sabemos cómo responderán cuando ven a nuestro perro asustado. Al trabajar con voluntarios podemos crear situaciones en las cuales controlamos el nivel de exposición e iremos avanzando de a pasos muy pequeños a medida que el perro muestre sentirse cómodo.  

Es muy importante que a nuestro voluntarios les detallemos todo lo que deben y no deben hacer. Debemos explicarles que deben mantener una postura corporal relajada, evitando mirar al perro a los ojos y sobretodo evitar intentar acariciarlo.

Sin avanzar en dirección al animal, las personas pueden ir tirando trocitos de comida rica al suelo a una distancia en la cual el perro se siente cómodo. El objetivo de esto es que el animal comience a asociar la presencia de esta persona con algo positivo. 

Luego de varias repeticiones, si el perro no muestra ninguna señal de estrés, podemos pedir al voluntario que ofrezca comida de su mano a nuestro amigo canino y ver si este la acepta. 

Vamos a repetir este ejercicio con la misma persona en varias oportunidades y una vez que notemos que el perro tolera la presencia de este humano en particular, podemos empezar el mismo proceso con otro. 

Es fundamental en este tipo de ejercicios no avanzar demasiado rápido. Si nos apresuramos y presionamos al animal es posible que lo que logremos es todo lo contrario al efecto deseado. 

 

Aumentar la confianza y la seguridad del perro

Un perro necesita ser seguro de sí mismo para poder desenvolverse correctamente en un entorno. Los ejercicios que aumentan la confianza en los perros son fundamentales para animales que han sido rescatados del maltrato. 

Algunos de los ejercicios que podemos realizar con nuestros perros para aumentar su confianza son: 

  • Habilidades caninas: practicar trucos y habilidades caninas no solo le dan seguridad al perro sino que es una gran alternativa para comenzar a construir un vínculo con el realizando una actividad juntos.
  • Uso de juguetes interactivos: los juguetes interactivos son aquellos con los cuales el perro debe interactuar para obtener algo a cambio, generalmente comida. Este tipo de actividades mejora la capacidad resolutiva del perro y también su confianza.
  • Practicar free shaping: es una actividad en la cual el perro irá aprendiendo un concepto a partir del refuerzo de pequeñas aproximaciones a un objetivo final. Es una excelente actividad para perros miedosos porque si, la realizamos correctamente y evitarnos frustrar, el perro va descifrando pequeños desafíos constantemente lo cual aumenta su autoestima y seguridad. 
  • Ejercicios de propiocepción: los ejercicios de propiocepción sirven para que el perro tome conciencia de las diferentes partes que componen su cuerpo, sobretodo sus extremidades. Este tipo de ejercicios son buenos para aumentar la confianza de los perros en sí mismo ya que les proponemos actividades que normalmente no suelen hacer, como subir sus cuatro patas a una caja. Cada vez que van superando un nuevo desafío, su confianza en sí mismos va aumentando. 

¿Cuando tarda en recuperarse un perro maltratado? 

Las heridas emocionales de un perro maltratado pueden tardar días, semanas, meses y hasta años en sanar. Si tomamos la decisión de hacernos cargo de un perro que ha atravesado situaciones traumáticas en su vida debemos saber que qué decisión viene con una gran responsabilidad. Tendremos que ser constantes, coherentes y sobretodo pacientes si esperamos ver resultados.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist