Sumar a un compañero canino a nuestra vida es una gran decisión. No solo nos aseguraremos momentos de diversión, ternura y alegría sino que también estamos asumiendo una enorme responsabilidad. Como tutores caninos será nuestra obligación comprender que los perros tienen diversas necesidades propias de la especie que deben ser satisfechas de forma correcta para garantizar el bienestar del animal.

Otra de las cuestiones que está implícita en la decisión de incorporar un perro a la familia es que tendremos que hacer una serie de modificaciones a nuestra vida, y en especial a nuestro hogar. De lo contrario, comenzaremos a sufrir las consecuencias.

En esta nota de Filosofía Animal queremos contarte cómo preparar tu hogar para la llegada de un integrante canino.

Mirá estas notas!

Reglas claras

 Uno de los principales errores que cometemos los tutores caninos es el no poner reglas claras en el hogar. Los perros necesitan una estructura, una rutina y una serie de reglas que le indiquen que puede y que no puede hacer. Es fundamental que en la educación de un cachorro no hayan grises, de lo contrario es probable que vayamos a tener problemas en la convivencia.

Algunas de las reglas que podemos establecer son:

  • A qué zonas de casa tendrá acceso el cachorro
  • A qué zonas de casa tendrá acceso el cachorro cuando se quede solo
  • ¿Dónde queremos que haga sus necesidades, en el patio, en la calle, o en paños para perros?
  • ¿Puede el cachorro subir al sillón?
  • ¿Puede el cachorro subir a la cama?
  • ¿Vamos a darle de comer de la mesa?
  • ¿Dónde va a dormir el cachorro?
  • ¿Dónde va a comer el cachorro?

Estas reglas son fundamentales para comenzar a desarrollar una rutina y una estructura en la mente del animal que mejoren la convivencia con su familia humana.

Establecer zonas 

Uno de los problemas más frecuentes en cachorros es el hecho de que hagan sus necesidades en cualquier lugar de la casa. Esto puede llegar a volver la convivencia realmente tediosa. Por este motivo recomendamos dividir nuestro hogar en tres zonas claras:

  • Zona de descanso: en este sector pondremos la camita del perro junto con algunas mantas
  • Zona de alimentación: dejaremos el plato de comida con el agua, siempre a disposición
  • Zona para hacer sus necesidades: podemos marcarla con papel de diarios, trapos, paños para perros o cartón corrugado. El cachorro siempre debe tener acceso a la zona para hacer sus necesidades, de lo contrario, tendrá accidentes innecesarios.

No dejar objetos peligrosos a disposición

Muchos de los accidentes más frecuentes que vemos en cachorros son aquellos que se producen cuando el perro muerde o se traga algo que no es debido. Estos inconvenientes suceden en cuestiones de segundos y pueden complicar la salud del animal o hasta terminar con un desenlace fatal. Es por esto que si estamos esperando la llegada de un cachorro a casa debemos tener en cuenta lo siguiente:

  • No debemos dejar cables a disposición (cables de electrodomésticos, cargadores de computadoras, cargadores de celulares, etc.)
  • No debemos dejar objetos cortantes a disposición (tijeras, cuchillos, maquinitas de afeitar, etc)
  • No debemos dejar productos químicos a disposición (productos de limpieza, productos de higiene personal, pesticidas, venenos, etc.

Bloquear puertas y ventanas

Una ventana o puerta abierta puede terminar en una serie de destrozos o en un grave accidente. Es por esto que debemos asegurarnos de que las puertas y ventanas que le prohiban el acceso a alguna zona específica de la casa o hasta incluso al exterior estén totalmente cerradas. Muchos perros aprenden a abrir picaportes, por lo cual se recomienda cerrar las puertas con llave.

No dejar objetos que llamen la atención a disposición

 Uno de los mayores problemas con los que nos encontramos las personas que adoptamos animales es la destructividad en casa. Los problemas de destructividad se dan principalmente por una rutina poco enriquecida. El perro se aburre y busca algo para hacer. Para evitar episodios de destructividad en casa debemos asegurarnos de brindarle al animal una rutina acorde a sus necesidades particulares. No obstante, puede ayudar no dejar a disposición objetos como por ejemplo:

  • Almohadones
  • Peluches y juguetes
  • Zapatos, zapatillas, sandalias, pantuflas, etc.
  • Libros y papeles

Paciencia y constancia

Un cachorro es un individuo que se encuentra en constante proceso de aprendizaje. Cuantos más claros seamos con respecto a las reglas que queramos establecer dentro de casa, mejores resultados veremos. Pero será fundamental que tengamos paciencia y seamos constantes ya que en la educación muy pocos resultados se obtienen de inmediato.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist