Muchas personas se preguntan si es posible educar a un perro ciego, y la respuesta es absolutamente sí. Si bien debemos tener en cuenta que nuestro mejor amigo vivirá sin uno de sus sentidos, puede tener una vida prácticamente normal si adaptamos su entorno a sus necesidades particulares.

Tenemos que tener en cuenta que los perros no son tan visuales como las personas. El sentido que mejor tienen desarrollados nuestros amigos caninos, es el olfato. Mientras el animal pueda usar su nariz, podrá desenvolverse en el mundo casi con total normalidad. 

Un perro puede ser no vidente por diferentes circunstancias. Puede que haya nacido así, que haya perdido la visión como consecuencia de una enfermedad en la vejez o incluso sufrir un accidente que le haya costado la vista. Sea cual sea el caso, hay varias consideraciones a tener en cuenta si vamos a compartir nuestra vida con un animal que no puede ver. 

En casa

  • Es recomendable que el hogar de un perro no vidente sea siempre predecible y no cambiante. Cambiar los muebles de lugar por ejemplo, puede llegar a desorientar a un animal que ya conocía la disposición de las cosas dentro de casa.
  • Es recomendable el uso de alguna superficie de textura diferenciada del resto del piso, como por ejemplo puede ser una alfombra, para avisarle al perro cuando hay escalones.
  • No debemos cambiar nunca sus zonas de descanso ni de alimentación. Es importante que ambas zonas sean de fácil acceso para el animal.
  • Debemos evitar que el animal pueda subir a superficies como sillas, sillones o camas, ya que puede sufrir un accidente al no poder bajar.
  • Si vamos a dejar al perro solo en casa, lo ideal es poder dejarlo dentro de una habitación, con su cama, plato de agua y comida.
  • Es recomendable usar barreras para bloquear escaleras o salidas al jardín en el caso de tenerlo. Más aún si vamos a dejar solo al animal.

Fuera de casa

Por más que el animal no pueda ver, es necesario que siga realizando actividad física y relacionándose con su entorno. 

Mirá estas notas!

Bajo ningún punto de vista podremos soltar a un perro no vidente en la calle, ni siquiera en un parque cerrado. No obstante, recomendamos el uso correas largas, de entre 2 y 5 metros, que le permitan al animal explorar su entorno con libertad. Es fundamental que todos los perros puedan usar el olfato en el paseo. Pero en perros que no pueden ver, la importancia es aún mayor. Debemos tomarnos los paseos con calma, no apresurarnos, ir a su ritmo, y no exponerlo a ningún peligro como por ejemplo enfrentarlo a perros que salen de la nada, o hacerlo bajar y subir escalones constantemente. 

Cómo le enseño cosas a un perro ciego

Para educar a un perro ciego vamos a usar el mismo estímulo que usamos con un perro vidente : la comida.

La diferencia estará en que en perros que si pueden ver, la comida en algún momento desaparece y comenzamos a usar solo señales corporales. En el caso de nuestro perro no vidente, usaremos la comida y nuestra voz. 

Vamos a utilizar entonces trocitos de comida para guiar a nuestro perro a realizar aquello que queramos enseñarle. Por ejemplo, si queremos que nuestro perro se siente, sujetaremos un trocito de comida, lo pondremos cerca de su nariz, y haremos un suave movimiento de nuestra mano hacia arriba y hacia adelante.

Cuando el perro se siente, le marcaremos “muy bien” y le daremos un premio. Luego de varias repeticiones exitosas comenzaremos a enseñarle la palabra que indicará que el perro debe sentarse. Antes de comenzar a guiar al perro, diremos “sentado”. Nuestro objetivo es que esa palabra tenga valor predictivo, es decir, que  el perro comprenda que cuando dicen “sentado” tendré que hacer el movimiento de sentarme. 

Si queremos enseñarle a un perro no vidente a responder a nosotros por ejemplo, podemos colocarnos a una distancia lo suficientemente corta para que el perro pueda olernos sin problemas. Le diremos “veni” con un tono amistoso, y cuando el perro venga a nosotros lo felicitaremos y le daremos trocitos de comida como recompensa. Con las repeticiones el animal entenderá que siempre que decimos “vení” debe buscar a su humano. 

Estimular el olfato

Todos los perros necesitan realizar actividades de estimulación olfativa ya que es una actividad generadora de placer para ellos. Pero en el caso de un perro no vidente, esta actividad es aún más importante. 

Podemos por ejemplo, colocar la ración diaria de comida del perro en diferentes lugares de casa, siempre asegurándonos de que estará al alcance del perro. Nuestro amigo canino entonces tendrá que tomarse el trabajo de usar su nariz para encontrar su desayuno, almuerzo o cena. 

Educar un perro no vidente puede resultar un desafío para algunos tutores. Pero lejos está de ser una gran complicación. Tendremos que tener la misma paciencia y respeto que tenemos por cualquier perro y comprender que ellos recompensarán todo el esfuerzo con amor y compañía incondicional. 

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist