Al castrar a tu perro o gato ayudarás con la crisis de animales abandonados en las calles, la cual resulta en millones de animales eutanasiados anualmente alrededor del mundo; además de proveer a tu mejor amigo con beneficios físicos y comportamentales.

Beneficios médicos de la castración

  • Las hembras castradas suelen ser más longevas que las hembras enteras. La castración ayuda a prevenir las infecciones de útero y los tumores de mamas, los cuales suelen ser malignos en el 50% de las perras y en el 90% de las gatas. Realizar este procedimiento en animales jóvenes ofrece una mayor prevención a estos problemas.
  • Castrar a los machos previene el cáncer testicular y algunos problemas de próstata.

Beneficios comportamentales

  • En el caso de las gatas al evitar el celo, la hembra no entra en la conducta del celo la cual es acompañada de maullidos y frecuentes orines en la casa.
  • En los machos, previene que tu perro o gato se escape de casa en busca de una hembra en celo, lo cual a su vez evita muchos accidentes y peleas durante estas búsquedas. Además de prevenir enfermedades de contacto sexual.
  • Previene el marcaje con orina.
  • Previene algunas conductas agresivas asociadas a las hormonas.

Mitos detrás de la castración

  • La castración no causa que tu perro o gato aumente de peso. La falta de ejercicio y la mala alimentación son los causantes de la obesidad. Tu mejor amigo se mantendrá en forma siempre y cuando tenga una rutina adecuada de ejercicio y una alimentación balanceada.
  • Castrar a tu perro no arregla todos los problemas de conducta. Si bien, esta cirugía ayuda a reducir algunas conductas indeseables causadas por niveles altos de testosterona, no hay garantía que la conducta cambie solamente con la castración; ya que, aunque los niveles de hormona bajan notablemente no desaparecen del todo. Además, que no ayudará con conductas que tu perro ya ha aprendido o ya tiene un hábito formado. Los cambios conductuales dependen mucho de cada individuo y su historia.

¿Cuándo debo de castrar a mi perro o gato?

Perros: aunque la edad más recomendada para la castración es entre los 5 y los 9 meses de edad, estudios actuales han demostrado que se pueden castrar cachorros desde las 8 semanas de edad sin ningún riesgo de salud. Los perros adultos también son candidatos para la cirugía siempre y cuando su salud lo permita.

Gatos: se considera que se pueden castrar de los 2 meses de edad. En refugios de animales, se suelen castrar antes de ser dados en adopción para prevenir la sobrepoblación. Para evitar el marcaje con orina y el merodeo se recomienda castrar antes de los 5 meses de edad.

Siempre debes de consultar con tu veterinario cuando es el mejor momento para operar a tu perro o a tu gato, ya que hay varios factores médicos que se deben de tomar en cuenta antes de la cirugía, por lo cual se debe de evaluar cada caso individualmente.

Existen varios protocolos previos a la cirugía, los cuales debes de consultar con tu veterinario antes, como exámenes pre-quirúrgicos, ayuno de 10 a 12 horas antes de la cirugía, entre otros. Además, de los cuidados después de la cirugía los cuales suelen incluir antibióticos y analgésicos.

 

A continuación, les dejo algunos tips para que tu mejor amigo se recupere cómodamente en casa:

  • Debes proveer a tu perro o gato con un lugar adecuado para su recuperación y reposo, el cual debe de ser limpio, confortable y alejado de otros animales.
  • Intenta que tu perro o gato se mantenga en reposo al menos por las próximas dos semanas después de la cirugía, ya que esto ayudará a disminuir la inflación y posibles complicaciones.
  • Evita que se lama la herida para prevenir infecciones, esto lo puedes lograr con juguetes interactivos, masticables o con un collar isabelino.
  • Evita bañarlo al menos por 10 días después de la castración.
  • Revisa la incisión a diario para confirmar que sane favorablemente.
  • Si notas que la incisión se torna rojiza, inflamada, tiene alguna descarga o se abre consulta cuanto antes a tu veterinario de cabecera.

El animal durante la recuperación debería de comer normalmente y estar activo, si notas que se vuelve letárgico, inapetente o que tiene diarrea o vómito, probablemente algo ande mal y debes de consultarlo con tu médico veterinario.

Gabriela Pacheco

Gabriela Pacheco

Soy médica veterinaria, máster en etología clínica y terapia asistida con animales.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist