El adiestramiento canino fue en sus inicios una disciplina en la cual se le enseña al perro diferentes habilidades y órdenes para poder desenvolverse de forma correcta en la sociedad y lograr una convivencia armoniosa en la familia.

Hoy en día preferimos utilizar el término educación canina para hacer referencia a una disciplina cuyo objetivo principal es el de garantizar el bienestar animal.

Quienes se dedican a este tipo de educación le brindarán a los tutores caninos ciertas herramientas para poder mejorar la comunicación y el vínculo con su perro, dar una rutina de calidad que cubra todas las necesidades del animal y consecuentemente reducir o eliminar problemas de conducta. 

Mirá estas notas!

Adiestramiento canino en los medios

Desafortunadamente en los medios de comunicación se han difundido en los últimos años programas televisivos que fomentan el uso de métodos de adiestramiento violentos para con los animales. El llamado “adiestramiento tradicional” tiene como premisa la idea de que el perro debe saber que nosotros somos sus líderes y por lo tanto deben obedecernos.

En la búsqueda de este objetivo se utilizan técnicas que no solo dañan al animal física y psicológicamente sino que son realmente peligrosas para las personas.

Los programas televisivos que pregonan el uso de estas técnicas no buscan más que hacer un show en donde un personaje mal llamado experto en comportamiento canino hace diferentes maniobras para someter a los animales. Ignorando por completo todas las señales de estrés y de amenaza que los perros emiten, en muchos de los capítulos de los programas vemos como estos “personajes” terminan lastimados.

El problema está en que muchas personas en sus casas ven esto y creen que eso es educación canina. No solo se está poniendo en riesgo a miles de personas que intentarán copiar esas técnicas, sino que el mundo se ha llevado una imagen totalmente errada de lo que la educación canina es. 

Sin embargo, y gracias a la posibilidad de difusión que nos brindan las redes sociales, hoy en día son más y más los educadores que utilizan métodos amables para con los animales que se han podido dar a conocer. Estos nuevos medios de comunicación dan la posibilidad a todos los interesados en comportamiento canino acceder a información y técnicas de educación actualizadas que se basan en el respeto hacia todas las especies.

¿Qué es la educación en positivo o educación respetuosa?

La educación en positivo o educación respetuosa es una forma de educación canina que recibe popularmente ese nombre ya que una de las principales técnicas que usa es el Refuerzo Positivo, uno de los cuadrantes de una teoría de aprendizaje asociativo denominada condicionamiento operante.

Esta técnica se basa en reforzar las conductas buenas del animal para que estas ocurran más seguido. La lógica es la siguiente: si cada vez que hago X recibo un premio, voy a hacer X más seguido.

La educación en positivo es que nunca se reta ni castiga al animal.

Los denominados refuerzos o premios que suelen usarse en la educación en positivo pueden ser trocitos de comida rica, juguetes o mimos. La elección de uno u otro dependerá de qué sea lo más motivante para el animal, pero en general lo más popular suele ser la comida. 

Otra característica de la educación en positivo es que nunca se reta ni castiga al animal. Está comprobado científicamente que el uso de métodos positivos para la educación son más efectivos que el uso del castigo.

Sin embargo, sabemos que nuestros perros no siempre harán todo bien. La pregunta es, acorde con estas técnicas ¿Qué hacemos cuando el animal hace algo mal?. Tendremos dos opciones:

  • Si el comportamiento es algo que puedo ignorar, voy a ignorarlo. Lo que ocurre en muchas ocasiones es que sin querer reforzamos los comportamientos que no nos gustan. Por ejemplo, es habitual ver perros que saltan sobre sus tutores cuando estos llegan a casa. La reacción de las personas suele ser gritar al perro, sacarlo con sus manos o hasta correr.
    El problema con esto es que el animal puede interpretar que estamos jugando con él, por lo tanto sin buscar hacerlo reforzamos esa conducta. La lógica para el perro sería: “si salto sobre mi humano cuando llega, el va a jugar conmigo. Voy a saltar sobre mi humano más seguido”.Ahora bien, si cuando llego a casa ignoro al perro por unos pocos segundos, rápidamente el entenderá que de esta manera no obtendrá nada a cambio. Cuando el perro se calme y deje de saltar, ahí si puedo saludarlo tranquilamente y reforzar la conducta de estar calmado.
  • Si el comportamiento es algo que no puedo ignorar, voy a interrumpirlo y darle una alternativa.Por ejemplo, hay muchos perros, sobre todo cachorros, que suelen buscar nuestra atención cuando estamos en casa tranquilos trabajando o estudiando. Si el perro ladra unas cuantas veces, podemos intentar no darle atención y realizar el protocolo del punto anterior.
    Pero si el animal ladra sin parar o hasta incluso llega a mordernos para buscar nuestra atención, el comportamiento no puede ignorarse. En este caso lo que debemos hacer es interrumpirlo y darle una alternativa.
    Si el perro acude a nosotros porque está aburrido, entonces le daremos algo para hacer. Podemos utilizar un juguete interactivo o darle un snack deshidratado masticable para que se entretenga mientras nosotros terminamos con nuestras tareas.

¿Y qué pasa si el animal tiene conductas inapropiadas cuando no estamos?

Destructividad del hogar, hacer necesidades dentro de casa o ladrar sin parar son algunas de las conductas problemáticas que puede manifestar un perro cuando no estamos en nuestro hogar. Es habitual que las personas tiendan a querer castigar al perro cuando llegan a casa y se encuentran con el desastre, pero este es un grave error.

Castigar a un animal por algo que hizo horas o hasta minutos antes de que lo viéramos no tiene sentido ya que éste no tiene forma alguna de asociar nuestro enojo con su conducta. 

Sin embargo, los perros si tienen la capacidad de entender que estamos enojados. Nuestros compañeros caninos son sumamente hábiles para leer nuestro lenguaje corporal. Sabrán que estamos enojados, pero no entenderán el por qué. Esto puede llevar a situaciones de frustración, estrés y consecuentemente de aumento de los problemas comportamentales. 

Si un animal está manifestando conductas inapropiadas en casa, puede que no estemos satisfaciendo sus necesidades de forma correcta o que se encuentre en un estado emocional negativo por alguna razón en particular. Será nuestra tarea identificar esta causa para poder trabajar en ella y eliminar consecuentemente las malas conductas. 

Cómo empiezo con la educación

Recomendamos ponerse en contacto con un profesional del comportamiento canino para cualquier duda o consulta que tengan al respecto. Si bien hoy en día hay mucha información que puede ayudarnos a enriquecer la vida de nuestros amigos caninos, un profesional va a poder asesorarnos de forma particular y especializada. 

No hace falta que el perro tenga algún problema de conducta para contactar un educador canino, solo basta con tener intenciones de querer mejorar la calidad de vida de nuestro mejor amigo.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist