Adaptación entre perros y gatos – Video

Ya sea que tengamos un perro y decidamos incorporar un gato a la familia o tengamos un felino y pensemos en incorporar un can, la presentación y adaptación entre ambos animales es la clave para la posterior convivencia.

Si ambos se llevan una impresión negativa del otro, será realmente muy difícil que podamos lograr que la relación mejore.

Que a un perro le gusten o no los gatos y viceversa depende de factores como socialización, genética, experiencias y demás. Sin embargo, el momento en el que dos individuos se ven por primera vez puede llegar a ser fundamental para la posterior convivencia

Mirá estas notas!

Dos animales que se llevan mal en casa pueden resultar realmente un dolor de cabeza para todos.

Si ambos se llevan una impresión negativa del otro, será realmente muy difícil que podamos lograr que la relación mejore.

Recomendaciones:

Nunca vamos a forzar a los animales a interactuar entre sí. Ellos no solo no se conocen sino que son dos especies diferentes que se comunican de formas diferentes.

Si el gato interpreta que el perro es una amenaza, será realmente difícil revertir esta situación.
Recomendamos que tanto la presentación como todas las primeras interacciones sean bajo supervisión. Nunca debemos dejar a los animales juntos solos.

Podemos darle al perro alguna actividad que lo relaje y genere placer, como darle un masticable o un heladito para perros. Mientras el perro esté concentrado disfrutando de esta actividad, podemos hacer que el nuevo gato entre en la escena.

Las primeras veces, no dejaremos que el gato se acerque del todo al can. Con el tiempo y a medida que notemos que el perro no muestra señales de incomodidad podemos comenzar a acortar las distancias.

Los gatos siempre tienen que tener escondites y superficies en alturas seguras para esconderse en el caso de que sea necesario. Los gatos aman las alturas, ya que las utilizan como refugio o lugar seguro cuando se sienten amenazados por un depredador. Por este motivo es que recomendamos que podamos distribuir en casa diferentes superficies a las que el gato pueda subir en el caso de sentirse incómodo ante la presencia del perro.

El generar un buen vínculo entre dos animales es una tarea que puede llevar desde semanas hasta meses, por lo cual es fundamental que tengamos paciencia. Si no respetamos los tiempos de cada uno, puede que los resultados que tengamos sean realmente negativos.

Las primeras interacciones entre un perro y un gato pueden ser la clave para determinar cómo será el resto de la relación entre ambos, por lo cual aconsejamos que se consulte a un profesional del comportamiento canino para trabajar en esto a tiempo.

Te va a gustar.

Seguinos

NUESTROS CURSOS

Cursos de adiestracion para perros on line

Cursos de adiestramiento para perros por video llamada

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms below to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist